Abuelas y moteros ponen en aprietos al chef

La nueva campaña de Makro tendrá presencia en internet y redes sociales con tres piezas de tres minutos cada una

Casi la mitad de los hosteleros en España acepta con naturalidad y como parte de su trabajo que hay clientes difíciles de satisfacer. Por eso,, abuelas, moteros y niños son los protagonistas de la nueva campaña de Makro, ‘El cliente más difícil’. 

En ese contexto, la campaña creada por El Laboratorio pone al chef Rodrigo de la Calle al frente de una situación tan complicada como satisfacer a unos clientes inesperados y poco colaboradores: un grupo de abuelas amantes de la cocina tradicional, otro de niños locos por el fastfood y otro de moteros carnívoros. La campaña, que tendrá presencia en internet y redes sociales, muestra las tres piezas audiovisuales resultantes del reto reflejan cómo los profesionales de la hostelería derrochan ingenio, creatividad y sentido del humor para satisfacer a sus clientes más difíciles.