Si a la Publicidad

Daniel Campo, director de El Publicista (Columna del nº 228)

La publicidad siempre está ligada a la sociedad, para lo bueno y para lo malo, para la salud y la enfermedad, todos los días de la vida. Y ahora corren tiempos malos, y por eso me parece bien que el sector publicitario, de forma global, intente mejorar su salud. Utilizando, como es lógico, la mejor receta que tiene, una buena campaña de publicidad. Digan lo que digan, creo que iniciativas del tipo estosololoarreglamosentretodos; la que viene haciendo Autocontrol, la legendaria “Ama la Publicidad” o la que se pondrá en marcha con el Publicidad Si, algo consiguen.
La campaña a favor de la publicidad, ideada por la Asociación Española de Agencias de Comunicación Publicitaria (AEACP) y respaldada por la mayoría de las asociaciones profesionales, servirá para revalorizar la profesión en un momento en el que la escala de valores anda por los suelos y el hastío de los consumidores pone en peligro la eficacia de los mensajes comerciales.
En ella deben participar todo el colectivo publicitario, no solo apoyando sino siendo parte activa en los compromisos adquiridos. Esta bien que la idea haya surgido de las agencias, pero también los anunciantes deben estar detrás y delante, y los medios no deben convertirse solo en meros difusores de los anuncios en los espacios no vendidos, sino implicarse en el mensaje y utilizar a sus profesionales como prescriptores del mismo o al menos no permitir lo contrario, habitual en locutores televisivos.
La publicidad siempre debe decir algo a la sociedad, eso sí, dando buen ejemplo. Algunos medios, y vuelvo a la tele principalmente, abusan del consumidor y esto hace que se revele. No podemos dar un mensaje positivo y conciliador y después asfixiarle con la saturación publicitaria o mensajes indecorosos.
También a empresas y sobre todo a políticos hay que decirles que la publicidad es inversión, no un gasto, y que se acuerden de ella parabien no solo en periodos electorales. Lo de pedirles una desgravación, como pretende la aea, lo veo más difícil.
Y termino felicitando a Remo y a Mitsubishi por haber conseguido por la perseverancia de una década, la primera sentencia en la que se reconoce el derecho a la libertad de expresión de la publicidad.