Cada vez hay más datos pero e l 64% de la población no sabe interpretarlos

El primer estudio de la opinión pública realizado en torno al ámbito de los datos desvela la existencia de una brecha de los datos

Los datos son un nuevo elemento de poder y su influencia sobre la población es cada vez mayor. Los datos están cambiando nuestra actitud y nuestras decisiones y sin embargo, pese a al crecimiento de su influencia, el 64% de la población no sabe cómo interpretarlos

Según el estudio ‘Transformation of influence: How Data is Changing Attitudes and Decisions’, publicado por Research+Data Insights (Hill+Knowlton Strategies), los encuestados desean que los datos les ayuden a la hora de tomar todo tipo de decisiones, desde en qué medios informativos confiar (un 80% de los encuestados), dónde vivir (un 60%) o a quién votar (un 49%). Al fin y alcabo, el 88% considera que cualquier información es más convincente si está fundamentada con datos. 
Sin embargo, más de seis de cada diez encuestados reconoce no contar con los conocimientos necesarios para acceder a los datos e interpretarlos por sus propios medios. Entre el 36% de los encuestados que cuenta con alguna formación en materia de datos, existe un subconjunto más minoritario, de apenas un 6% de los encuestados, que no solo cuentan con alguna formación en materia de datos, sino con amplios conocimientos y, además, son activos en su comunidad y su trabajo y se valen de los datos para resolver problemas de formas nuevas e innovadoras. Este 6%, que cuenta con acceso a volúmenes cada vez mayores de datos a través de cada vez más medios, se está erigiendo en una élite de ‘influenciadores de datos’; y su filosofía de plantearse todas las decisiones recurriendo a los datos está repercutiendo progresivamente sobre las actitudes y acciones de quienes les rodean. Por eso, a medida que las posibilidades de los datos continúen aumentando, también aumentará el potencial de estos individuos para ejercer una influencia increíble sobre quienes les rodean”.

Sin embargo, el entusiasmo de la opinión pública por los datos se ve acompañado de cierta preocupación sobre cómo estos datos afectan a su privacidad y a otros aspectos de sus vidas. Por ejemplo, un 85% muestra preocupación por cómo las organizaciones utilizan sus datos personales. Además, el 81%  considera que alguien podría utilizar datos para manipularles y un 66% afirma haber asumido que tienen poco control sobre cómo otros utilizan sus datos personales. Para las organizaciones, utilizar comunicaciones basadas en datos convincentes puede ayudarles a conectar con el público más tecnológico. Estos usuarios tienden a ser los primeros en denunciar situaciones irregulares, como posibles vulneraciones de la privacidad de datos de los usuarios, y suelen ser firmes defensores de los productos y servicios que valoran positivamente.

 Según los responsables del informe, la influencia invisible de los datos ya se deja notar en todos los ámbitos, desde los motores de recomendaciones hasta los canales de noticias de los medios sociales y conforme las organizaciones y las nuevas tecnologías vayan canalizando el potencial de los datos, los individuos estarán bajo una influencia cada vez mayor, sin contar necesariamente con conocimientos explícitos en la materia.