La FEDE y Agencias de España impugnan los concursos oficiales de publicidad dirigidos a medios

La Federación de Empresas de Publicidad y Comunicación y Agencias de España consideran que suponen una restricción de la competencia injustificada y perjudicial para los intereses públicos

La FEDE (Federación de Empresas de Publicidad y Comunicación) y Agencias de España (AdE), impugnarán los concursos en los que las diferentes administraciones públicas convoquen directamente a medios de comunicación, cerrando la participación a las agencias de medios. Estas impugnaciones responden a la proliferación de concuros en los que los únicos licitadores que pueden participar son los medios de comunicación, algo que la FEDE/AdE considera que puede causar “un enorme e irreparable perjuicio a las agencias de medios”. 

Los argumentos que utilizan La FEDE/AdE en estas impugnaciones están basados en la legislación sobre Contratación Publica española y de la Unión Europea en materia de concursos públicos, así como en la legislación sobre competencia, en concordancia con la doctrina existente en la materia y la jurisprudencia del Tribunal Supremo, Tribunales Superiores de Justicia y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asimismo consideran que se discrimina sin razón a un parte los actores del sector de la publicidad, solo permitiendo que sean los medios previamente seleccionados quienes monopolicen estos nuevos contratos y acuerdos marco.

Para los presidentes de La FEDE, Juan Carlos Falantes y AdE, Córdoba Ruiz, “se están utilizando estos concursos para beneficiar a los medios que más interesan a los gobiernos al frente de las administraciones, sorteando cualquier tipo de filtro técnico”.  Y añaden que se trata de “una de las agresiones más graves a las agencias de publicidad desde hace muchas décadas”.
Por ello, que La FEDE/AdE han decidido denunciar de forma pública esta situación y  ha iniciado un seguimiento de todos aquellos contratos y acuerdos marco para la impugnación de aquellos en los que se limite la competencia, se discrimine y se perjudiquen los derechos de las agencias de medios y publicidad.