Actualidad

La crisis y la falta de confianza recortan en un 40% la inversión de las productoras

Grupo Consultores ha realizado una investigación sobre las productoras de cine publicitario que trabajan en España

Aunque sea un tema recurrente, la crisis ha sido y sigue siendo uno de los caballos de batalla más arduos para las productoras, y es que en sólo dos años, éstas han perdido casi el 40% de la inversión. Sin embargo, otros asuntos como la ausencia de contratos entre la Asociación Española de Anunciantes (AEA) y la Asociación de Productoras de Cine Publicitario (APCP) o la falta de confianza entre los actores del sector, siguen preocupando a sus miembros.

Con este telón de fondo, Grupo Consultores ha llevado a cabo el primer estudio de productoras de cine publicitario en España, productionScope, el cual ha analizado las tendencias en materia de producción publicitaria, así como de reputación e imagen de las 84 productoras que operan actualmente en España. Uno de los aspectos más relevantes, por paradigmáticos, del informe, es la falta de correlación entre la satisfacción de agencias y anunciantes con las productoras, y la falta de confianza entre los primeros y los últimos. Según los datos del estudio, el 90% de las agencias y el 93% de los anunciantes están satisfechos con el trabajo realizado por las productoras con las que trabajan; sin embargo, el 74% de las agencias dice que no hay confianza entre estos tres actores, una afirmación que ratifica el 43% de los anunciantes. La falta de transparencia es el motivo principal de que exista esa falta de confianza, quizá un hecho por el cual las productoras han comenzado a ofrecer sus servicios directamente a los clientes. Según Miki Heras, presidente de la APCP, “las agencias son nuestro cliente natural, pero nos sentimos a gusto con aquellos anunciantes que firman contratos”.
Aún así, los contratos siguen siendo en su mayoría verbales, un hecho que necesita de más paso “para avanzar hacia un compromiso formal”, insiste Heras; no en vano, tan sólo el 15% de los contratos son firmados, siendo las agencias, en la mayoría de los casos, las que "no quieren firmar porque no se sienten respaldadas por los anunciantes".