Los datos de penetración y audiencia de la televisión de pago en España auguran buenas perspectivas

Deloitte presenta los resultados del ‘Informe sobre la televisión de pago en España’, presentado en el marco de la I Jornada Conecta 2018

Los contenidos propios de calidad y la emisión en exclusiva de series internacionales de prestigio son dos de los factores que han aupado a la televisión de pago a vivir un buen momento dentro de la industria audiovisual. De momento, representa más de un tercio de los ingresos del sector televisivo en España y según las previsiones, en 2021 alcanzará el 41% de penetración en los hogares españoles. Un dato que superaría el 33% anotado en 2016, momento en el que se registraron más de seis millones de abonados.

En el marco de la I Jornada Conecta, asociación que agrupa las principales productoras de canales temáticos del sector en España, el I Informe Conecta (elaborado por Deloitte) ha hechos públicos más datos sobre el estado actual de la televisión de pago y pone de relieve su aportación de valor en términos de audiencia a un sector audiovisual en alza. Así, la evolución de la cuota de pantalla de los canales de Conecta ha pasado de un 3% en 2013 a un 4,5% en 2017; mientras que los canales en abierto han descendido desde el 94,4% en 2013 al 92,2% en 2017. Otro dato importante es la contribución de Conecta al total de la financiación de la obra audiovisual europea, ya que ha pasado de aportar 13 millones en 2011 a 48 millones de euros en 2015, dando como resultado más de 450 horas producidas de obra europea en 2016. También es destacable la labor de Conecta en España en el desarrollo de la industria de producción televisiva independiente en España, habiendo producido más de 3000 horas de contenido, manteniendo un volumen de empleo agregado directo e indirecto de más de 1200 trabajadores.

Aunque los datos son muy positivos, lo cierto es que los retos son todavía numerosos. Uno de ellos es el incremento de la penetración de la televisión de pago en España, que con el 33% todavía queda lejos del 60% de la media europea. De la misma forma, se hace necesario adaptar el marco regulatorio audiovisual actual, que deberá considerar las iniciativas de la Comisión Europea hacia un mercado único digital, promoviendo con ello una regulación igualitaria para el sector audiovisual.