BMW convierte en artículos de coleccionismo las piezas de uno de sus modelos de carreras

La marca de automoción alemana ha llevado a cabo una acción especial en España para rendir homenaje a sus fans y seguidores más fieles, convirtiendo un coche de carreras real en piezas de museo

La firma de automoción BMW ha optado por jugar con la aspiracionalidad que desprende y por ser fiel a su espíritu icónico y competitivo dentro del mundo del motor para llevar a cabo una campaña que rinde tributo a sus seguidores en España al tiempo que resalta la vertiente deportivo de la marca alemana. Para BMW los fans son parte esencial, "siempre responden a cualquier convocatoria y son capaces de seguir los logros deportivos de la marca allá donde compitan" -señalan desde el área de marketing- Y con esta acción queríamos poner en valor esta dedicación y agradecérsela de una forma especial, al tiempo que potenciamos el espíritu deportivo de la marca, presente en todos sus modelos desde la misma mesa de diseño".

Para rendir tributo a los incondicionales de la marca se ha elegido uno de los modelos más representativos de la competición; el BMW M6 GT3, del equipo de Teo Martín Motorsport. La iniciativa se denomina  “Parte de BMW,” y consiste en agradecer la pasión de sus seguidores, regalándoles, literalmente, una parte de ese BMW M6 GT3 que ha participado en varias carreras oficiales. De esa forma se convierte un coche real de carreras en piezas de museo o de coleccionismo para los fans.

La mecánica es sencilla, aunque combina disciplinas on y offline de marketing y comunicación en su desarrollo. Primeramente se seleccionaron y desmotaron las piezas más emblemáticas del BMW M6 GT3, y se dio la oportunidad a los fans de conseguirlas a través de diversas pruebas que debían completar en un microsite creado para la ocasión. Tras la fase de engagement con el target, la acción culminó en Madrid con un evento especial en el ‘Motor & Sport Institute de Teo Martín’, la nueva sede de la escudería, en la que los ganadores pudieron recoger personalmente sus piezas y conocer de mano de sus responsables los secretos de una escudería de competición, además de disfrutar de una experiencia exclusiva en sus simuladores, centro de alto rendimiento y vehículos clásicos. Toda la iniciativa ha sido ideada y desarrollada por la agencia de publicidad española The Summer Agency.