¿Cuál es el impacto de la reputación del CEO en las organizaciones?

El II Foro de Comunicación Empresarial analiza cómo generar confianza y trabajar la reputación de las organizaciones es algo estratégico para las compañías 

El presidente de CEOE, Juan Rosell y Montserrat Tarrés, presidenta de Dircom, han inaugurado el II Foro de Comunicación Empresarial para analizar el impacto de la reputación del CEO en las organizaciones. En su intervención, Juan Rosell ha señalado que, “si las empresas quieren que se hable bien de ellas, tienen que hacer las cosas bien y comunicarlas adecuadamente”. En ese sentido, Montserrat Tarrés, ha resaltado que “generar confianza y trabajar la reputación de nuestras organizaciones, es algo estratégico para las compañías y los CEO son el emblema de las empresas. Un buque insignia que muestra y representa la filosofía de su compañía”. Por eos, la figura del CEO también se enfrenta a una serie de retos de reputación e intangibles. Motivo por el que  Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco, ha destacado que es fundamental que la imagen del CEO esté al servicio de la compañía y no al revés y que haya correspondencia entre la imagen de ambos, CEO e institución. 

Para Antonio Llardén, presidente de Enagás, hay dos vectores en la actualidad, la inmediatez en el sentido de tiempo y en el de volumen, y el público receptor que muchas veces se convierte en juez. También ha destacado los tres pilares de la comunicación de una empresa: la integridad, la transparencia y la comunicación, y ha expuesto que no consiste solo en colgar notas en la web sino en explicarlas, y la humildad para que la comunicación no se convierta en publicidad. 

Por otra parte, Paloma Cabrera, directora de marketing y comunicación de Accenture y Nacho Rodríguez, director de comunicación, relaciones Institucionales y sostenibilidad de ING, han debatido sobre el papel del dircom en la gestión de la reputación del CEO. Cabrera ha destacado que “una vez que un líder empresarial es conocido y se consolida pasa a ser una referencia no sólo para hablar de la compañía, sino también para tratar temas estratégicos y de interés general y es entonces cuando se torna verdaderamente influyente”. Por su parte Rodríguez ha planteado que “hay que aprovechar las características del propio CEO para potenciar el plan de comunicación y reputación de la compañía”.