La mitad de las empresas españolas creen que sus ventas caerán un 20% en 2020

Casi un 50% de responsables comerciales de empresas españolas creen que sus ventas caerán un 20%, si bien otro 20% piensa que sufrirán caídas de más del 40%. Un 44% considera importante aumentar la productividad comercial y el 22% cree prioritario el desarrollo de canales e-commerce

Proteger y mejorar los precios, defender el volumen, y reducir los costes son los factores que, a priori, podrían conseguir que las empresas puedan respirar durante y tras la actual crisis provocada por la pandemia del COVID-19. Las previsiones para el negocio de las mismas cada día es más alarmante. A fecha de hoy más del 50% de los responsables comerciales de las empresas locales consideran que, como mínimo, sus ventas caerán en torno al 20% este año, si bien hay un 20% de los encuestados que esa caída la llevan hasta más allá del 40%. Porcentajes alarmantes que incluso podrían empeorar en caso de mantenerse la inactividad económica durante varias semanas más. 

Son conclusiones de una encuesta realizada por la consultora Simon-Kucher & Partners entre más de 335 responsables comerciales de empresas españolas. De esta consulta se desgrana igualmente que para el 70% de la muestra es prioritario aumentar la productividad comercial y el desarrollo de canales e-commerce.

Ante estas expectativas, el equipo de expertos de Simon-Kucher & Partners insiste en focalizarse en la estrategia comercial. "Los primeros retos ya han surgido en estas primeras semanas. Por un lado, como consecuencia de la reducción de movilidad se debe atender a los clientes de forma remota, los canales físicos de comercialización se han bloqueado y las cadenas de suministro han sufrido fuertes tensiones. Además, los patrones de consumo se han visto alterados por el propio cierre de los sectores no esenciales, se ha incrementado como nunca el e-commerce, y se han multiplicado las decisiones de compra irracionales o denominadas "compras de pánico", factores que añaden dificultad en la planificación de demanda - señalan- Por último, tras estas semanas ya se advierte una pérdida de confianza en las inversiones, se están paralizando proyectos, y reduciendo servicios no esenciales. Esta situación impacta directamente en las ventas de las compañías".

Imagen: Freepik