Orange apuesta por tiendas experimentales en puntos relevantes de Madrid

La operadora ha destinado más de un millón de euros para abrir sus dos nuevas tiendas insignias en la Puerta del Sol y en la Gran Vía madrileña. Las tiendas estrenan nuevos ambientes para que lso consumidores puedan interactuar con los productos y servicios de la marca gracias a técnicas de comunicación multimedia.

La Puerta del Sol y la Gran Vía de madrid han sido lso puntos elegidos por los responsables de Orange para abrir sus dos tiendas más representativas en España, en cuya apertura se han invertido un total de 1,15 millones de euros y que generarán 30 nuevos puestos de trabajo.

La tienda propia de Orange situada en el kilómetro cero en la esquina de Puerta del Sol con la calle del Carmen, cuenta con una superficie de venta de casi 216 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. Al igual que el resto de las tiendas propias de Orange, el nuevo establecimiento cuenta con un espacio de exposición de producto en el que el visitante podrá ver, interactuar y familiarizarse con las tres líneas de negocio de la compañía: móvil, Internet de banda ancha/fijo y TV; y soluciones para autónomos y pymes. Además, como singularidad, esta tienda estrena nuevos ambientes como la  'mesa de luz' o la 'mesa de experiencia de cliente', donde los usuarios podrán acercarse de una manera diferente a los productos de la operadora. Así, para que la información sobre la oferta de Orange sea más clara y directa, se ha potenciado la comunicación multimedia con contenidos didácticos que permitirán al visitante informarse de forma sencilla y atractiva, tanto de la oferta de la operadora para los distintos segmentos de cliente, como recibir información general de la compañía.

Para su nueva tienda propia en Gran Vía Orange ha escogido un espacio de 330 metros cuadrados de superficie de venta, distribuidos, en este caso, en tres plantas. Con este proyecto se pretende crear un entorno comercial diferente donde los clientes puedan acercarse a la marca "en un ambiente agradable, acogedor, sencillo de entender y atractivo de visitar y probar toda la gama de productos y servicios disponibles de la compañía -detallan desde marketing- Todo ello, con el fin de desarrollar espacios donde establecer una relación más personalizada con el cliente y desarrollar el proceso de venta de forma clara, simple y transparente de acuerdo con los valores de la marca Orange".

Según Oscar Vilda, Director de Ventas y Distribución de Orange, “con estas dos nuevas tiendas, que serán nuestros puntos de venta más emblemáticos en Madrid, nuestra idea es desarrollar espacios abiertos al público, flexibles y dinámicos, con tres zonas de exposición claramente diferenciadas –móvil residencial, ADSL, internet móvil y autónomos- que se integran en un único espacio, dotando así de mayor fuerza a la exposición del producto, donde cada zona actúa como punto de información especializado y ofrece un contacto real con los productos y servicios ofertados”.