Actualidad

Turkish Airlines hace un homenaje al cine de espías en su última campaña

La aerolínea turca pretende mostrar su posicionamiento en el aeropuerto de Estambul a través de personajes conocidos como Sylvia Hoeks, Lionel Messi o Morgan Freeman.

El cine y la publicidad han compartido una estrecha relación a lo largo de la historia, solo hay que fijarse en las cifras de inversión que las empresas realizan en el medio para aparecer en la gran pantalla. Según datos de McKinsey & Wilkofsky Gruen Associates, el gasto alcanzará los 3.150 millones de dólares a finales de este año.

Esta unión ha llevado al cineasta Ridley Scott, director de producciones como Alien, Blade Runner o Gladiator, a volver a la carga después de una pausa de 15 años para llevar a cabo “The Journey”, la nueva producción publicitaria de Turkish Airlines.

La campaña tiene el objetivo de mostrar la apertura del aeropuerto de Estambul, nuevo hogar para la compañía aérea, como el nuevo hub mundial, el centro de aviación más grande del mundo con capacidad para 200 millones de pasajeros. Sylvia Hoeks, conocida por su papel en Blade Runner 2049, desempeña el papel de protagonista a través de los lugares más intereasntes de la ciudad, como el Palacio Çiragan, la Cisterna Basílica y la Plaza Ortaköy.

El rodaje se llevó a cabo en el mismo aeropuerto con el reparto de 250 personas, donde también se encontraban estrellas deportivas como Lionel Messi y Kobe Bryant, y actores como Morgan Freeman y Kevin Costner; aunque el electo total se compuso de 500 actrices y actores. Entre sus escenas, Turkish Airlines aprovecha para presentar a la tripulación de su cabina con los nuevos uniformes y las innovaciones en el diseño de la cabina de vuelo.

Producida por RSA Films, la campaña se compone de cuatro versiones promocionales y un cortometraje cinematográfico de seis minutos, así como un especial ‘Detrás de las escenas’, que detalla toda la experiencia, incluyendo entrevistas con el director y el reparto. Además, se realizó un vídeo de 30 segundos que fue emitido por primera vez el 3 de febrero con motivo de la celebración de la Super Bowl 2019.

La agencia encargada ha sido Anomaly, desde su sede en Amsterdam.