El algoritmo que celebraba su propio fallo

por Teresa de Ledesma

Las campañas de la Dirección General de Tráfico han sido siempre muy comentadas, y, por lo general, criticadas. He oído hablar mucho de si "sirven para algo" o de su crudeza cuando mostraban accidentes o consecuencias de estos. Yo misma tengo dudas de si la prevención es en nuestra sociedad (por desgracia) tan efectiva como el castigo. ¿Conducimos con más cuidado por miedo a morir o por miedo a la multa? 

Si embargo no es de esto hoy de lo que quería hablaros, sino del magnífico y diferencial (a mi modo de ver) acercamiento que ha hecho la DGT esta Semana Santa en su campaña, usando el punto de vista de la #Analítica. En un mundo tecnológico, este Ente Público se atreve a hablar de las predicciones, de la capacidad del Big Data para decirnos cuántas personas van a morir en la Operación de Semana Santa (37). Y nos desafía a cambiar el futuro.

 

Hoy es ese futuro, y esta mañana leía en una noticia de El Mundo (aunque está en muchos medios) cómo ha fallado el algoritmo de la DGT. Celebración. Que el algoritmo haya fallado es un logro, ojalá hubiera tenido una mayor desviación.

¿Causa-Efecto?

Ahora viene la duda: ¿se ha reducido el número de muertes por culpa de esta campaña? Posiblemente no. Posiblemente nunca lo sabremos. Aunque hiciéramos un trabajo ímprobo de medición de notoriedad de esta campaña y de sus efectos en los comportamientos del conductor, todos somos conscientes de las dificultades existentes para asignar con exactitud los resultados a las campañas y más en un entorno tan complejo como este donde tienen influencia muchos más factores. Yo puedo estar muy concienciado pero encontrarme atascos, un copiloto pesado, lluvia en la carretera, sueño atrasado o un montón de otros vehículos cuyos conductores no están concienciados.

Lo que me queda claro es el magnífico trabajo de Relaciones Públicas realizado por la DGT. Los medios ya recogieron antes de Semana Santa que se preveían 37 muertes y están ahora recogiendo (con gozo) el fallo de las predicciones. Como estrategia de comunicación me parece brillante.

¿Para esto sirve la analítica y el Big Data?

No podía acabar este texto sin hacer una mención al uso de la #Analítica, el #Big Data y la Inteligencia Artificial en el entorno empresarial. Sí, la analítica ayuda a predecir el futuro y, sobre todo, a tomar decisiones antes de que ese futuro ocurra. Decisiones que, a nivel empresarial, pueden hacer la diferencia entre unos u otros resultados de negocio. Con lo que, sí de nuevo. La analítica sirve para intentar cambiar el futuro:

- Realizar los cambios necesarios en una creatividad que, gracias a la Inteligencia Artificial, sabemos que, a pesar de incluir sostenibilidad en su hilo conductor no generaba engagement.

- Modificar la distribución de un lineal del que sabemos, gracias al uso de  Realidad Virtual que no ofrece la mejor visibilidad a nuestro producto.

- Crear una nueva línea de negocio porque gracias a la Analítica Digital sabemos que en el futuro lo van a "petar" los maquillajes tipo asiáticos y te ibas a perder esa parte del pastel.

Y, cuando se hace bien, aplicando las correcciones necesarias, podremos celebrar el "fallo" de nuestro propio algoritmo.

PD. Al César lo que es del César. Mis sinceras felicitaciones a los creadores de la pieza audiovisual, a saber (y posiblemente no solo) Daniel Eceolaza con la producción de Agosto y Hogarth

Artículo originalmente publicado por la autora en Linkedin

Imagen cabecera: Unsplash


Teresa de Ledesma (Linkedin) es responsable de marketing y comunicación en Kantar, multinacional de referencia en el mundo de la investigación y data a la que lleva ligada más de 12 años. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la UCM, y con formación en marketing, management y recursos humanos por CELSA, la Universidad de Alcalá y The Power Business School, De Ledesma ha trabajado anteriormente en empresas como Carat Paris o Nobilis Ibérica.