El gran reto de la industria textil: ser sostenible

Ante la masificada producción del sector de la moda y el perjuicio al medio ambiente, cinco profesionales del ecosistema textil se han reunido para intentar dar solución cambiando el modo de consumo y uso de las prendas

El fuerte impacto en el planeta que la industria textil genera día a día propone pocas vías más allá de un nuevo modelo de producción y consumo de la moda para frenarlo. Esta es la conclusión a la que han llegado distintos profesionales del sector en el foro ‘Moda Sostenible y Ética: #CambiarElPatrón’, organizado Soziable.es.

El evento ha estado conducido por el responsable de contenidos de la compañía organizadora, Chema Doménech, quien ha contado con la participación de la CEO y fundadora de Slow Fashion Next, Gema Gómez; la presidenta de la Asociación de Moda Sostenible de Madrid y fundadora de The Circular Project, Paloma García; el fundador de The Second Self, Miguel Carvajal; la directora de innovación y sostenibilidad en Ecoalf, Carol Blázquez; y la profesora de ISEM Fashion Bussiness School de la Universidad de Navarra, Silvia Pérez. Todos ellos vinculados a iniciativas y proyectos innovadores en el sector.

Para garantizar la sostenibilidad de la industria textil, los profesionales coinciden en la necesidad de realizar un cambio del propio modelo de negocio y fomentar una mayor conciencia por parte del consumidor en la adquisición y uso de las prendas. De no hacerlo, las consecuencias resultarán catastróficas para el planeta, como apuntaba Pilar Marqués, directora de comunicación de Ilunion Comunicación Social: “Estamos ante una industria que no para de crecer, lo hace entre un 4 y un 5% cada año. La más contaminante del mundo solo por debajo de las petroleras. Si seguimos así, las consecuencias pueden ser enormes”.

Gema Gómez, ha destacado que esta realidad viene marcada por el ‘ultra fast fashion’ y el ‘fast fashion’, que se incrementa a consecuencia de la tecnología. Para la CEO, es importante preguntarse qué hay detrás de cada una de las prendas que tenemos colgadas en el armario: “Tenemos que pensar en una economía diferente, porque el PIB no mide cómo se están haciendo las cosas ni su impacto. Nuestra sociedad no debería ir más allá de los límites planetarios”.

El consumo de la moda se nos va de las manos. Carol Blázquez aseguraba que el problema es “la desinformación que hay sobre lo que realmente cuesta hacer una prenda” y acusa a la falta de conciencia de la población por no saber realmente lo que están comprando. “¿Qué es caro y qué es barato si de lo que estamos hablando es, por ejemplo, de tener o no tener agua potable? No hay economía de escala que soporte una camiseta de 9,99 euros. El ‘fast fashion’ no es sostenible porque el modelo de negocio no es sostenible. No hay recursos naturales suficientes para abastecer a la industria en estos volúmenes”.

Pero no solo importa la producción; el papel del consumidor también es fundamental para provocar el cambio. A través de pequeñas acciones diarias, “como mirar la etiqueta, pedir más información de la prenda o buscarla si no la obtenemos” –incidía Carvajal- se puede ir cambiando poco a poco el modelo tradicional de compra y uso.

Otra opción es comenzar el cambio desde casa, cambiando también las reglas de consumo en épocas de mayor gasto como en rebajas. Paloma García aseguraba que, en su caso, “los márgenes están tan ajustados que no nos podemos permitir hacer rebajas” pero añade que es una forma de trabajar más sostenible a la que tiene que llegar la gente. “Estamos ante un cambio de paradigma y no es suficiente lo que se está haciendo, no van a bajar el ritmo de producción. Hemos venido porque debemos repensarlo todo”.

Por su parte, Silvia Pérez ha sido la única de los ponentes que ha destacado el papel de las grandes marcas en el viaje hacia una producción más sostenible, ya que tienen más peso. “Si ellas dan el cambio, si van empujando en esa línea es más fácil de llegar a proveedores. Las marcas españolas acuden a la universidad para recoger conocimiento, pero algunas nos dicen que no están en condiciones de repensar la producción. Todavía no. Por eso creo que es importante, por un lado, la corresponsabilidad entre las marcas, los inversores y los consumidores, pues todos somos responsables del modelo actual” -defendía- “pero también es básico el conocimiento de los materiales, de los procedimientos y de las marcas. Debemos hacer un uso de nuestro armario más responsable”.

El foro ‘Moda Sostenible y Ética: #CambiarElPatrón’ forma parte de la serie de ‘Encuentros para la Transformación’ organizados por Soziable.es y editados por Ilunion Comunicación Social.