El 28% de los internautas españoles utiliza adblokers y el 20% navega de forma privada

Publicis Media presenta los resultados del estudio ‘La Publicidad Digital en manos de los usuarios: más allá del AdBlocking’

Entre 2015 y 2017 Publicis Media ha realizado un estudio sobre la percepción de la publicidad digital y el uso de las técnicas para evitarla e incluso ha querido ir más allá del adblocking, mostrando datos sobre el porcentaje borrado de cookies, el uso de anti trackers y la navegación de incognito o privada. 
Según dicho estudio, el uso real de técnicas para evitar la publicidad es limitado y está reduciéndose paulatinamente en los últimos dos años. Si bien el 39% de los usuarios borran las cookies, bajo el argumento de limpiar su ordenador y de salvaguardar su privacidad, sólo el 18% bloquea las cookies, para evitar ser monitorizados. Un 20% de los internautas utiliza la navegación privada y el 28% utiliza adblockers para bloquear los anuncios. 

Uno de los datos más significativos es el alto porcentaje de las técnicas para evitar publicidad online, y es que el 59% conoce el uso de adblockers, 50% el borrado de cookies, 47% el uso de navegación privada y 45% el uso de anti-trackers o blockeadores de cookies.
Por otro lado, y con la idea de entender la mirada del consumidor con respecto a los bloqueadores y hacer un correcto dimensionamiento de los mismos, Publicis Media ha contado con CIMOP y ha realizado grupos de discusión para conocer las motivaciones de los consumidores y 1.013 entrevistas a heavy users del medio digital, así como la realización de 1.800 entrevistas telefónicas repartidas en tres oleadas a población internauta de nivel medio.

A partir de ahí, el estudio ha identificado cuatro tipologías de consumidores (nativos, integrados, prácticos y seguros), en función los dos condicionantes que explican en qué medida los consumidores son accesibles para las marcas: el nivel de conocimiento que tienen de la tecnología y la exposición de su privacidad que quieren tener en la red. Los ‘nativos’ digitales, principalmente jóvenes menores de 25 años que solo usan internet en el móvil y comparten sus datos abiertamente en redes sociales, son los que más utilizan la navegación privada, principalmente para proteger su privacidad respecto a sus padres. Por su parte, los ‘integrados’ menores de 35 años, que también navegan principalmente, pero no exclusivamente, en el móvil, utilizan los anti-trackers para evitar el control de su navegación. Ambos grupos, muy avanzados en el conocimiento y uso de la tecnología, utilizan los ad-blockers para evitar la carga de sus navegadores, acelerar la velocidad y mejorar su experiencia de usuario.

Frente a estos dos perfiles están los ‘prácticos’, menores de 45 años, que reciben bien la publicidad al considerar que les aporta información y valor, y utilizan más habitualmente técnicas como el borrado del historial o borrado de las cookies para mantener limpio el ordenador, evitar la entrada de virus y no ser detectados haciendo un uso indebido de los dispositivos, por ejemplo en el trabajo. Por último, los ‘insegurosi, en los que se engloba a los mayores de 45 años, son los que utilizan internet fundamentalmente desde el desktop, aunque cada vez más usan el móvil y quieren una publicidad informativa, con ofertas y promociones. Su principal actitud es el borrado de cookies para proteger su privacidad. 

Estos comportamientos que no se restringen solo a uno de estos grupos, sino que en los cuatro se detecta un uso en mayor o menor nivel del borrado de cookies, uso de anti-trackers, adblockers y navegación privada, permiten realizar recomendaciones específicas a las marcas para abordar cómo conectar con los consumidores de forma relevante entendiendo su comportamiento frente a estas técnicas.

Por último, el estudio ha lanzado una serie de recomendaciones para abordar cada uno de estos fenómenos de manera individual. Frente al Adblocking recomienda crear normas que cumplan los estándares LEAN de IAB para bloquear el acceso a los contenidos a los bloqueadores y solicitar a los proveedores de internet que no cobren a los usuarios por los datos por la descarga de la publicidad. Ante el borrado de cookies, Publicis considera necesario recalcular las métricas de la cobertura de las campañas añadiendo el impacto a los usuarios que han borrado su rastro. Y frente al uso de anti-trackers y la navegación privada, el estudio señala que lo más importante es encontrar nuevas métricas para cuantificar el impacto de la publicidad que no se puede medir al no recibir de vuelta ningún registro de medición.