Big data: el consumidor compraría productos de marcas que le premien por su información digital

Casi la mitad de los consumidores globales son conscientes de que todo lo que hace online constituye una información muy valiosa para las marcas y estaría dispuesta a venderla por un precio justo.

En el entorno digital las marcas se enfrentan, cada vez más, a un consumidor muy experimentado y avanzado que va adquiriendo conciencia de lo valiosa que puede llegar a ser su 'huella digital', es decir, la información que se desprende, tras un análisis profesional, de su comportamiento en la red de redes. Vivimos la era del big data, donde no solo los institutos de investigación analizan para las empresas el comportamiento online de los consumidores y potenciales clientes sino que, cualquier operador con presencia en la red puede emplear estos conocimientos para fortalecerse desde el punto de vista comercial y publicitario o bien para vender asesoría y data a terceros (Google, Line, Facebook, grupos editoriales online, etc.). Y esto es una tendencia que las marcas deben tener en cuenta a la hora de interrelacionarse con el target. No es de extrañar, por tanto, que las personas internautas demanden ser más valoradas por los anunciantes, en este sentido. Un 45% de los consumidores de todo el mundo saben que todo lo que hacen online constituye una información muy valiosa para las marcas y estaría dispuesta a venderla por un precio justo. Es más, un 59% afirma que sería más proclive a comprar productos de aquellas marcas que le premie por su información digital.

Es una de las conclusiones extraidas de un macro estudio global realizado por Microsoft Advertising, IPG Mediabrands y The Future Laboratory, para el que se contó con más de 8.000 participantes en Europa, Estados Unidos, Rusia, Brasil y China. "Una vez superada la fase de novedad, la tecnología se irá humanizando para dar la mejor respuesta a un usuario que ya es consciente de sus intereses -señala Raúl de la Cruz, director de Microsoft Advertising. El estudio plantea las tendencias emergentes que se transformarán en un fenómeno global en un futuro próximo, como la compra de datos al usuario, la preferencia por las redes nicho o el empleo de tecnología multisensorial.

El estudio identifica otras siete tendencias digitales que deben tener en cuenta las marcas a la hora de elaborar sus planes de marketing, ya que muy pronto se convertirán en un fenómeno global. Por ejemplo, los usuarios están fascinados con la posibilidad de que la tecnología sea su propio coach en múltiples sentidos, y cada vez lo pone más fácil (calorías, ritmo cardíaco, horas de sueño, etc.). Por ello, valoran a aquellas marcas que les ofrecen ideas o herramientas para mejorar en este aspecto (un 55% de los consumidores prefiere comprar un producto o servicio de una marca que les ofrezca ideas sobre cómo mejorar su vida)

Asimismo reclaman el control sobre su huella digital. En ese sentido, prefieren comprar en aquellas marcas que les permiten gobernar su privacidad y muestran una conciencia responsable al respecto. El 65% de los encuestados afirma que preferiría comprar productos de una marca que les permita controlar su privacidad.

Otra tendencia a tener en cuenta es que los consumidores van cambiando sus preferencias de las grandes redes saturadas de información a otras más pequeñas, localizadas y centradas en sus intereses. Las marcas deben buscar cómo conectar con los clientes a través de sus necesidades específicas, presentes en estas redes. Un 41% de los consumidores utilizan ya redes especializadas, eligiendo estas experiencias antes que otras de tipo generalista. Así, un 53% de los encuestados prefiere interactuar con una marca si conecta de manera genuina con sus intereses y necesidades específicas.

Asimismo los usuarios- y muy especialmente los más jóvenes- ya no se conforman con consumir dispositivos y servicios, también quieren contribuir a crearlos. Las marcas necesitan adoptar una actitud abierta e invitar a los consumidores a colaborar, customizar y experimentar con sus productos. Un 49% esperan que las marcas sean abiertas y les permitan crear un nuevo producto o servicio utilizando las características y el diseño original de la marca.

El consumo inteligente de datos online se impone. Ni permanentemente conectados ni totalmente desconectados. La clave es saber cuándo, dónde y cómo comunicar para que nuestro mensaje sea escuchado. Más de la mitad de los consumidores (54%) esperan que las marcas sepan cuál es el momento correcto para dirigirse a ellos.

Igualmente, a medida que su relación con la tecnología evoluciona, los consumidores esperan cada vez más oportunidades para ser sorprendidos gratamente por las tecnologías. El 61% está mucho más dispuesto a comprar productos o servicios de una marca que les proporciona experiencias sorprendentes y gratificantes.

En definitiva, lo que demandan es que las marcas mejoren su realidad. El mundo online cada vez busca parecerse más al offline e incluso ir más allá, mejorando la percepción de los sentidos del ser humano. Elaborar experiencias multisensoriales tanto en la tienda como online será clave para lograr el máximo engagement. Así, un 61% prefieren comprar productos de una marca que les permite tocar y sentir los productos ya sea en el punto de venta o a través de internet. Ejemplo de ello es IlumiRoom, un proyecto piloto de Microsoft Research: aumenta el área que rodea a la pantalla de televisión- suelo y paredes- que proyecta visualizaciones para mejorar la tradicional experiencia de entretenimiento en el salón. Otro ejemplo son las tiendas que están desarrollando aplicaciones que utilizan la realidad aumentada, permitiendo a sus clientes visualizar versiones 3D del mobiliario en sus hogares.