Actualidad
Advertisement

Los influencers, ¿tienen vacaciones?

Mar, calor, fiestas, viajes... Cada verano, creadoras de contenido como Dulceida, Marta Riumbau o Susana Bicho comparten experiencias increíbles en redes sociales. Ahora bien, ¿llenan su feed de contenido solo por ocio o existe un compromiso laboral?

En los últimos años, marcas, empresas, destinos turísticos e, incluso, instituciones públicas, han adaptado sus estrategias de marketing y comunicación a la nueva era de los creadores de contenido con un claro objetivo: promocionar el turismo en España durante el verano.

Tal y como revela la encuesta realizada por la plataforma MarvelCrowd a casi 150 influencers, más de la mitad ha mantenido el volumen de ingresos durante el verano y, de hecho, en el 20% de los casos, estos ingresos han sido aún mayores que durante el resto del año. A su vez, la encuesta señala que el trabajo con marcas no ha cesado a lo largo de estos meses, ya que el 43% de los creadores de contenido ha seguido realizando campañas. Es más, el 30 % ha aumentado el número de colaboraciones con marcas en esta época del año.

Ante este escenario, desde 3AW se han preguntado si el contenido que comparten estos creadores, especialmente en los meses de verano, es solamente ocio o también es trabajo.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el valor de un influencer reside en la actitud auténtica que muestra en redes sociales, por lo que cuenta con un grado de fidelidad enorme entre sus seguidores. Esta confianza les convierte en prescriptores de valor de aquello que promocionan y comparten. Se trata de una fórmula publicitaria y de venta (muy efectivo) dirigida a un público joven que no está acostumbrado a consumir publicidad en formatos tradicionales como la televisión, la radio y la prensa.

“Imaginemos lo siguiente: un influencer al que un usuario considera un referente en redes sociales decide ir de vacaciones a un destino dentro de España, mostrando lugares espectaculares que visitar y compartiendo contenido día a día de todas las experiencias que ofrece ese lugar. Pues bien, lo más probable es que el seguidor termine queriendo disfrutar de una vivencia similar. Es ahí donde reside la fuerza del marketing de influencer dirigido al turismo, que consigue generar una nueva necesidad experiencial en el follower”, explica Patricia Carrasco, PR & influencer manager de 3AW.

Paralelamente, poco a poco esta tendencia se está trasladando a la administración pública, que está haciendo uso de estos perfiles para llevar a cabo campañas que promocionen los destinos turísticos a lo largo y ancho del territorio nacional. Sin ir más lejos, este verano, Turismo Costa del Sol, empresa pública de la Diputación Provincial de Málaga, desarrolló una acción con influencers para la promoción del turismo activo y de experiencias de la provincia.

Marcas, influencers y festivales de música Arenal Sound, BBK Live, FIB, Starlite… la gran variedad de festivales que se celebran en España ha provocado que, para muchos jóvenes españoles, estos eventos se conviertan en un must durante el verano. Por ello, estos representan una magnífica oportunidad para que las marcas muestren sus productos, no solo a través del marketing experiencial, sino también por medio del marketing de influencers. En este sentido, los influencers aportan un valor añadido a las empresas en los festivales, ofreciendo una visión diferente e innovadora de los productos y marcas.

Así, además de promocionar el festival en sí, los partner asociados al mismo pueden publicitar sus productos y stand a través de la figura del creador de contenido. Un claro ejemplo de estrategia ‘win-win’: los influencers disfrutan gratis (o incluso cobrando) de los servicios que se prestan en los festivales, mientras hacen publicidad de los mismos amplificando la imagen de las marcas que se promocionan en ellos a través de sus redes sociales.

Para Patricia, “la amplia variedad de estilos musicales y eventos en los que se vive y se disfruta la música, las marcas tienen una mayor facilidad a la hora de segmentar y conectar con su público. Una vez hecho este ejercicio, el siguiente paso es buscan ser recordadas y crear una experiencia diferente, por lo que los festivales son el escaparate perfecto para innovar, ser disruptivos y crear nuevas fórmulas”.

Tampoco hay que olvidar un punto de interés muy importante y muy demandado por los consumidores en estos acontecimientos: la moda. Los ‘looks festivaleros’, el estilo boho, outfits de inspiración y el ‘brilli brilli’, son un contenido interesante para los usuarios que, más allá de la música, buscan en este tipo de eventos las últimas tendencias del verano. Por este motivo, la ropa que visten los influencers en un festival puede ser el punto de partida de lo que se llevará la próxima temporada.

“Así, en medio de tantas celebraciones, puestas de sol compartidas, fiestas, cenas, viajes, aviones... los influencers, aunque estén de vacaciones, siguen trabajando en un ciclo que suele finalizar – o más bien quedarse en pausa- únicamente por motivos personales o por causas de fuerza mayor. Quizá sean ellos los que estén viviendo realmente un modelo híbrido de trabajo y ocio en el que la frontera está difusa y en donde las marcas respiran para conectar con un público deseoso de recibir esa cantidad de información experiencial y emocional”, concluye la PR manager de 3AW.