Las agencias independientes se sacuden los complejos

por Gorka Rodríguez

Cuando a uno le piden su opinión sobre cualquier tema, hay que ser responsable de lo que se dice, pero cuando encima es sobre las agencias independientes, la responsabilidad es mayor, ya que es difícil hablar por todos y seguro que en algo meto la pata. Así que, de antemano, pido disculpas a todos los valientes que un día decidieron crear su propia agencia. Para ellos toda mi admiración, mi respeto y mi cariño.

Las agencias independientes hoy. Es difícil plantear el presente y el futuro de las agencias independientes de una forma genérica ya que hay muchos tipos de agencias con retos muy diferentes. Partiendo de aquí hay dos necesidades que nos unen a todos los “independientes”, ofrecer a nuestros clientes un valor realmente diferencial y contar con los mejores profesionales para conseguirlo. Y ahora tenemos una gran oportunidad, los perfiles de gran talento prefieren trabajar para grandes marcas desde agencias independientes, la razón es sencilla, somos mucho más rápidos a la hora de afrontar los vertiginosos cambios que exige el consumidor actual, sobre todo si quieres entrar en su vida y ser su primera opción de consumo.

A las multinacionales hay que respetarlas mucho, porque algo tienen que saber para sobrevivir más que una tortuga de las Galápagos, pero hoy, más que nunca, tenemos que eliminar nuestros complejos. No somos conscientes de que las nuevas disciplinas han nacido en las agencias independientes, especialmente aquellas referentes a Estrategia Digital, gestión de Redes Sociales, Performance e incluso la Creatividad Digital (Nativa) ¿cómo van a ser mejores las multinacionales si han empezado mucho más tarde? Es imposible. Algo haremos bien cuando se fijan en nosotros para adaptarse al cambio.

Si habéis visto el primer capitulo de la serie “Anunciantes Digitales de la IAB” sólo hay un denominador común entre las opiniones de los grandes directores y directoras de Marketing, la velocidad del cambio. Hoy el entorno es como el viento, sopla muy rápido y desde muchos lugares, por lo que con la tripulación justa en un barco ligero nos manejamos bastante bien.

¿Pero que pasará mañana? No tengo ni idea ni me preocupa, porque probablemente cualquier cosa que vaticine no se cumplirá, pero estoy seguro de que si aceleramos el paso, evolucionamos constantemente con la sociedad y aprovechamos nuestra rapidez en la toma de decisiones seguiremos abriendo puertas, innovando y generando nuevas formas de llegar al consumidor.

¿Como podemos mejorar nuestra posición en el mercado las agencias independientes? Depende de nosotros, si nos centramos en lo que realmente somos buenos es posible que lo consigamos. No me refiero a las disciplinas o el tipo de servicios que presta cada agencia independiente, sino a tener claras nuestras capacidades; no podemos ser buenos en todo ni ser los mejores para todos los anunciantes.

¿La internacionalización es una solución para las independientes? La internacionalización de nuestras agencias puede tener dos motivos, huir o crecer, pero en cualquier caso es una lucha por posicionarse con fortaleza.  Mi experiencia después de más de tres años en Latinoamérica es muy personal. Salir fuera es duro, pero yo lo recomiendo porque ves el mundo de una forma muy diferente, aprendes a delegar porque estás a miles de kilómetros y con diferencias horarias imposibles, y en mi caso concreto me reenamoré del sector en España. En cuanto sales aprecias lo que tienes en casa, tus clientes, tu mercado e incluso a tus multinacionales. Mi experiencia es únicamente en Latinoamérica, entiendo que EEUU o Asia son otro cantar. Europa no lo cuento como “internacionalización”.

Transformación. No puede haber artículo que se precie que no hable de este concepto, que aunque haya irrumpido recientemente, lleva cultivándose muchos años entre nosotros. Creo que el tema es claro, ninguna agencia pude dirigir la transformación de un cliente si antes no se ha transformado a sí misma y éste es el reto más importante que tenemos.

El negocio de nuestros clientes. Tenemos que asumir como propios todos los retos que tienen nuestros clientes en sus mercados, para darles una visión realista y eficaz. Sólo les seremos útiles si nos adaptamos a sus cambios y mantenemos un objetivo común, hacer crecer sus negocios y conseguir que mejoren día a día junto a nosotros. No podemos conformarnos con acompañarles como un “perrito faldero”, tenemos que aprender todo sobre ellos para poder retarles, cuestionarles y ayudarles de forma inteligente y no solo vocacional.

¿Qué tres cosas no podemos olvidar en el día a día de una agencia independiente? La primera es mantener la exigencia y luchar por nuestra posición ante los clientes, no podemos ser autocomplacientes cada vez que algo sale mal, ser “pequeño” siempre facilita las justificaciones fáciles, por lo que si perdemos un concurso, algo hemos hecho mal, si perdemos una cuenta hay que buscar las razones dentro y no fuera, y si en un momento dado está claro que no debes enfrentarte a una multinacional; no lo hagas, te vas a cabrear.

La segunda es económica, hay que ofrecerle al anunciante un valor diferencial real, y si lo estamos aportando cobrar por ello, no sólo cuando se negocia el Fee o el proyecto, sino cuando estos se exceden en horas o en volumen de trabajo, Esto las multinacionales lo hacen muy bien y lo justifican perfectamente. Cómo debe ser. Por último, tenemos que ser nuestro primer cliente, dedicar tiempo a temas internos de nuestra agencia y más aún a nuestra gente, nunca debemos olvidarlo si queremos tener un futuro próspero y digno.

La última reflexión se la dedico a todos los que formamos parte de una agencia independiente, desde el primero al último en llegar, desde el CEO hasta el junior, en esta vida estamos para ser felices, nada es tan importante como para sufrir demasiado. Estar en una agencia independiente te permite ser más libre, elegir cómo quieres trabajar, cómo quieres vivir, puedes hablar con el jefe cuando quieras y todo es más fácil de comprender. Esto hay que aprovecharlo para crear espacios de trabajos más humanos y más cercanos, donde el ego y el orgullo dan paso el diálogo, la empatía y el trabajo en equipo.

Para ser los mejores tenemos que ser felices con nuestras responsabilidades. Os animo a todos a crear entornos colaborativos, a quitaros las etiquetas, lo superfluo, os animo a ser rigurosos,  a ser humildes y a compartir todo el talento que os desborda. No os olvidéis que vivimos de nuestras ideas y de nuestros ideales.

Gorka Rodríguez
CEO y co-founder de BTOB
www.btob.es