AMPE se pronuncia en contra de la prohibición de la publicidad del juego

La Asociación de Medios Publicitarios Españoles entiende que la actividad el juego no está prohibida y que publicidad ayuda a los medios en la delicada situación que viven en estos momentos

 “El juego no es una actividad prohibida en España, y el propio Estado participa en esta actividad económica desde distintos ángulos. Prohibir la publicidad del juego nos parece una medida exagerada, que ha demostrado su ineficacia en otras muchas ocasiones, y que, especialmente en un momento como este, incide muy perjudicialmente en la delicada situación por la que están pasando los medios españoles”, ha señalado la  Asociación de Medios Publicitarios de España (AMPE) en un comunicado que añade que “conviene recordar el fundamental papel que siempre juegan en nuestra sociedad los medios de comunicación en favor de la construcción de hábitos saludables, y la leal e intensa colaboración en la lucha contra la ludopatía u otros trastornos de la conducta.

Y muy especialmente en la situación por la que estamos pasando, en la que los ciudadanos confían y necesitan, quizás más que nunca, medios de comunicación fiables a los que acceder para informarse de la mejor forma posible·.

 

Desde AMPE se aplauden todas las iniciativas solidarias de las empresas a las que se anima a seguir apoyando a los medios a través de sus inversiones publicitarias para que cuando dejemos esta crisis atrás las marcas sigan teniendo soportes en los que seguir comunicando.

 

Con su apoyo, refuerzan además el papel esencial que los medios están teniendo en esta crisis mundial del Covid-19 con su información veraz y contrastada que lucha contra la desinformación y los bulos y entreteniendo y acompañando a los ciudadanos en este difícil momento en el que además están acudiendo de forma masiva elevando los consumos a máximos históricos.  Este entorno de alto consumo permite a las empresas reforzar su marca y reputación y posicionarse en la mejor situación de cara a salir de la crisis económica provocada por el Covid19.