El futuro de la estrategia: 3 razones para el optimismo y 3 para el pesimismo

A pesar de que el trabajo de los estrategas durante la crisis ha sido primordial para enfocar las acciones de las marcas y compañías, muchos todavía se muestran pesimistas con la situación y enfocan el futuro a pérdida de resultados y talento

La pandemia por Covid-19 ha sacudido la totalidad de la población, interrumpiendo severamente los desafíos y oportunidades de toda estrategia laboral. En el caso del marketing, éstas han tornado su papel durante los meses de crisis y algunas marcas y profesionales han sabido enfocarlo a cómo ser optimistas con la situación, donde también hay lugar para el pesimismo. The Future of Strategy 2020 es un informe elaborado por Warc que toma la temperatura al sector para evaluar el impacto que ha tenido el Coronavirus en las estrategias, desde sus presupuestos hasta el papel que tendrán después de la crisis. Para ello, se ha contado con una encuesta de carácter global resultante de los meses mayo y junio de este año, donde los participantes se encontraron divididos en dos grandes pensamientos. Muchos de ellos se han mostrado optimistas en cuanto al futuro de la estrategia y han sentido que dicha interrupción en la industria podría ser positiva. Pero en el otro polo se encuentran los estrategas mucho más pesimistas, que evalúan el impacto de manera muy negativa ante los fuertes cortes de trabajo y se presentan con una mente cortoplacista.

Así, el informe concluye con estos sentimientos resumidos en tres razones para el optimismo y tres para el pesimismo, donde se ilustran los datos de la encuesta realizada y se ha contado con la colaboración de doce expertos de ubicaciones de todo el mundo.

3 razones para el optimismo

  1. Los estrategas han sido cruciales para dar respuesta a la pandemia, teniendo la oportunidad de brillar

La pandemia ha impulsado una relación más cercana entre los profesionales de la estrategia y sus clientes. Ante el rápido desarrollo de la crisis, la necesidad de resolver los nuevos desafíos se ha acelerado y las marcas han tenido que confiar más en las agencias para la dirección del trabajo y -en algunos casos- se ha demostrado un mayor sentimiento de comprensión y respeto como resultado de ello.

  1. El Covid-19 interrumpe la industria pero crea nuevas oportunidades

En la encuesta se preguntó a los participantes si consideraban que el Coronavirus había sido el principal detonante para cambiar la forma en que las agencias hacían su trabajo. El 69% estaba de acuerdo con esta afirmación. Los más optimistas, además, han considerado que la pandemia ha sido una interrupción laboral necesaria que conducirá a un nuevo liderazgo de agencia para transformar la dotación personal y los servicios para satisfacer las necesidades de las marcas en la “nueva normalidad”.

  1. La crisis ha demostrado el valor de una fuerte visión creíble de las marcas

En lugar de centrarse en productos, la comunicación durante la pandemia ha llevado a los anunciantes a centrarse en lo que realmente significa su marca y se han dado cuenta de la importancia de construirla saludablemente para mantenerse en el tiempo, sobre todo en estos momentos donde el clima no es el más adecuado para estar impulsando al consumo de productos.

3 razones para el pesimismo

  1. Los recortes en plantilla resaltan la paradoja de la estrategia en 2020

A pesar de la evidencia de que los clientes necesitan -más que nunca- una ayuda estratégica, muchos departamentos de estrategia han sufrido recortes y los trabajadores independientes han perdido clientela. Ante esta situación, existe un temor creciente de desconexión entre los trabajos que hacen los estrategas en las agencias y la estrategia que la propia marca busca. Este hecho está acelerando el sentimiento de infravaloración y malas ventas de los profesionales en las estructuras de las agencias.

  1. Los recortes amenazan la próxima generación de talento, incluyendo el impulso hacia la diversidad

Los encuestados han revelado que el grupo más probable a perder sus puestos de trabajo ante la pandemia eran los estrategas junior. Al igual que ocurrió durante el 2008/09, se observa una reducción de las oportunidades para los profesionales de estrategia más jóvenes. El riesgo que este hecho supone impacta directamente en la diversidad de las iniciativas, dejando los equipos de estrategia sin representación de la población más amplia.

  1. La crisis acelera el cambio al cortoplacismo

Se ha producido un gran cambio hacia el corto plazo como resultado de recortes presupuestarios, la necesidad de reaccionar rápidamente a la pandemia y la necesidad de estimular rápidamente las ventas en un momento de estrés económico. Muchos profesionales sienten que esta crisis es una amenaza real hacia su papel laboral y el valor que pueden aportar.