La UE acusa finalmente a Google de abuso de posición dominante

La Comisión Europea envía un pliego de cargos al gigante estadounidense que podría derivar en sanciones millonarias de hasta el 10% de su volumen de negocio, unos 6.000 millones de euros.

Tras varios años de negociación sin resultado la Comisión Europea ha enviado un pliego de cargos acusando formalmente a Google de abuso de posición dominante por favorecer de forma sistemática a su servicio de comparación de precios, Google Shopping, frente a sus rivales en los resultados del buscador. La multinacional tiene ahora 10 semanas para presentar alegaciones y solicitar una audiencia de defensa.

La decisión de Margrethe Vestager, actual comisaria de Competencia, corrige la vía de actuación que había seguido su antecesor, Joaquín Almunia. El político español abría la primera investigación contra Google en 2010 tratando de alcanzar una solución negociada sin llegar a buen puerto en ninguna ocasión. "En el caso de Google, creo que la compañía podría haber dado una ventaja indebida a su propio servicio de comparación de precios, vulnerando las reglas antimonopolio de la UE -explica Vestager. -Google tiene ahora la oportunidad de convencer a la Comisión de lo contrario. No obstante, si la investigación confirma nuestras preocupaciones, Google tendrá que hacer frente a las consecuencias legales y cambiar la manera en que hace negocios en Europa".

Además de la presentación de este pliego de cargos se ha abierto una nueva investigación formal sobre el comportamiento de la compañía en lo que se refiere a su sistema operativo para móviles, Android. Bruselas quiere determinar si el grupo vulnera las normas de la UE obstaculizando el desarrollo y el acceso al mercado de sistemas de explotación y aplicaciones rivales.

El envío de un pliego de cargos es un antecedente de una hipotética sanción que las autoridades de Bruselas podrían imponer a Google. Sanción que podría suponer  hasta el 10% de su volumen de negocio (es el operador dominante en el mercado europeo, con una cuota de mercado y negocio superior al 90%), lo que rondaría los 6.000 millones de euros aproximadamente. Además, la UE obligaría a la compañía a hacer cambios estructurales en su buscador, con el objetivo de poner fin al abuso de posición dominante.

Por su parte Google ha respondido a estas medidas y a las declaraciones de la comisaria de competencia de la UE haciendo alusión a varios competidores directos en determinadas áreas (Expedia, Kayak, Travelocuty, Axel Springer y otros) como los impulsores que están detrás de estas actuaciones, y defiende que, aunque puede que Google sea el motor de búsqueda más usado, “ahora podemos encontrar y acceder a información de maneras diferentes y, las alegaciones de daños relacionadas con consumidores y competidores, han demostrado ser incorrectas”, según declaraciones de Amit Singhal, Senior Vice President de Google Search. “Ahora tenemos más capacidad de elección que nunca.  Hay una gran cantidad de otros motores de búsqueda como Bing, Yahoo, Quora, DuckDuckGo y una nueva ola de asistentes de búsquedas como Siri de Apple y Cortana de Microsoft.  Asimismo, hay innumerables servicios especializados como Amazon, Idealo, Le Guide, Expedia o eBay.  Por ejemplo, Amazon, eBay e Idealo de Axel Springer son los tres servicios de compras más populares en Alemania.  Las personas utilizan cada vez más redes sociales como Facebook, Pinterest y Twitter para encontrar sugerencias, como dónde comer, qué películas ver o cómo decorar sus hogares.  En lo que se refiere a las noticias, los usuarios van directamente a sus sitios favoritos.  Por ejemplo, Bild y The Guardian obtienen directamente hasta el 85% de su tráfico.  Menos del 10% proviene de Google. Si miramos a las compras, un terreno en donde hemos visto muchas quejas y en donde los informes de prensa sugieren que la Comisión Europa va a centrarse en su Pliego de Cargos, resulta evidente que (a) existe una enorme competencia (incluyendo Amazon y eBay, dos de los más grandes sitios de compras en el mundo) y (b) el servicio de compras de Google no ha dañado a la competencia”.