El consumidor de lujo gasta de media 1.250 euros anualmente

Actualmente el mercado de lujo y productos premium lo conforman 330 millones de consumidores, pero solo 150 millones genera el 90% de la facturación de la industria.

Según el último estudio de Bain & Company, consultora estratégica líder en el sector de la industria de los bienes de lujo, el número de consumidores de artículos de lujo ha pasado de aproximadamente 90 millones de consumidores en 1995 a 330 millones a finales de 2013. Esta es una de las principales conclusiones del exhaustivo informe “Lens on the Worldwide Luxury Consumer”, una encuesta realizada entre más de 10.000 consumidores en colaboración con Redburn Partners, el mayor bróker independiente de renta variable de Europa, y Millward Brown, una de las principales agencias de estudios de consumo.

Según el informe, un total neto de 10 millones de consumidores adicionales se incorporan al mercado del lujo cada año y se estima que los consumidores de bienes de lujo alcanzarán los 400 millones en 2020 y los 500 millones en 2030. En el análisis realizado, se observan cambios significativos dentro del mercado global del lujo y su base de consumidores, que está mutando de la tradicional homogeneización global de clientes de alto poder adquisitivo hacia una clase más amplia y altamente heterogénea. “La carrera para capturar la explosión del crecimiento del consumo de bienes de lujo ha comenzado” comentó Claudia D’Arpizio, socia de Bain en Milán y principal autora del estudio. “Pero el consumidor de lujo del futuro será cada vez más heterogéneo y las marcas de lujo y operadores necesitan una urgente mejora en sus estrategias hacia los consumidores para reconocer y reaccionar a esta creciente diversidad y evitar el riesgo de quedarse atrás”.

En la actual base de 330 millones de consumidores, 55% (180 millones) de ellos varían entre las compras de lujo y las meramente “premium”, que incluyen productos como las segundas líneas de diseñadores,  productos de belleza y pequeños accesorios. Este grupo comprende, aproximadamente, el 10% del gasto total, con compras de 150 euros de media per cápita anualmente. El restante 45% (150 millones) representa “los auténticos consumidores de lujo”, que consistentemente dedican parte de su gasto discrecional a productos personales de lujo de diversa naturaleza, de diferentes ocasiones de uso y precio, y que abarcan alrededor del 90% del gasto total, con compras de 1,250 euros de media per cápita anualmente. La concentración  es mayor si tenemos en cuenta que, además, el 10% de los principales consumidores de este grupo (15 millones) abarcan más de la mitad del gasto.

Nueva clasificación del target
El estudio clasifica a los consumidores de bienes de lujo en siete categorías distintas (El “Omnívoro”, el “Sabelotodo”, el “Inversor”, el “Hedonista”, el “Conservador”, el “Desilusionado” y el “Quiero y no puedo”) . El informe demuestra que aunque estos segmentos pueden estar concentrados en zonas geográficas específicas, hay compradores de cada segmento en todos los principales mercados globales de lujo.  Más información en la edición impresa de El Publicista