Actualidad

'Reality’, el cortometraje que denuncia la guerra contra la infancia

El miedo es una emoción innata al ser humano, en muchas ocasiones más ficticio que real. ‘Reality’ es el cortometraje que pretende arrojar luz sobre el panorama actual que millones de niños alrededor del mundo sufren cada día debido a los conflictos armados, a través de la reinterpretación del término miedo ante distintas realidades, que pueden convertirse en historias para no dormir

¿Qué es el miedo? ¿Es real o imaginario? Depende de la perspectiva. Más allá de eso; de la realidad ante la que te encuentres. 420 millones de niños viven en zonas de conflicto armado, cuya realidad es una realidad terrorífica. Y “la guerra es un monstruo grande”, como ha manifestado Andrés Conde, director general de Save the Children, cuya organización ha tirado de los hilos de la serie “Historias para no dormir”, de Chicho Ibáñez Serrador, que llevaba 37 años sin retransmitirte, con el objetivo de denunciar precisamente la guerra contra la infancia a través de un nuevo episodio donde el miedo toma la batuta.

‘Reality’ es el sustento de esta iniciativa, el nuevo episodio de la serie que da play a las voces de aquellos niños que irremediablemente han sido destinados a la desgracia de los episodios bélicos en los países de conflicto armado y que toma forma de campaña, ideada y dirigida por el creativo español Jorge Martínez, para reivindicar especialmente los derechos humanos, tanto de adultos como de menores. Bombardeos, tiros, explosiones, disparos, son muchas de las palabras que podemos escuchar en los testimonios de las voces infantiles cuando aparecen a lo largo del cortometraje. Tonos de injusticia que el hijo de Chicho Ibáñez, Alejandro Ibáñez, ha sabido transmitir a través de los matices nocturnos que se van sucediendo en el corto, quien ha asumido la dirección del último proyecto en el que se embarcó su padre antes de fallecer.

En la trama de este proyecto, cada noche, en su habitación, Claudia recibe la visita de otros niños que comparten con ella sus miedos más profundos. Su madre descubrirá que esa habitación encierra algo mucho más terrorífico que una ficción cinematográfica: la realidad de nuestro mundo para muchos niños y niñas. Lydia Bosch, como madre de Claudia, y Dani Rovira han sido los protagonistas de esta producción, los cuales otorgan movimiento a la trama y quienes han querido hacerlo de manera altruista como parte del proyecto de Save the Children, visibilizando cómo el mayor miedo que puede sentir un niño o una niña no es producto de su imaginación sino resultado de algo tan real como los conflictos armados y los daños que producen en la infancia. De acuerdo a Andrés Conde “Debemos ser capaces de empatizar con ese dolor si queremos acabar con él. Nunca antes ha habido tantos niños y niñas víctimas de las guerras. Nos necesitan con urgencia”. Carlos Latre también realiza una colaboración especial imitando la voz de Chicho Ibáñez Serrador.

De esta forma, el equipo de ‘Reality’ se suma así a la petición global de la organización para que todos los Estados ratifiquen la Declaración sobre Escuelas Seguras, que busca la protección de estudiantes, profesorado y escuelas durante tiempos de conflicto armado, así como garantizar el acceso a la educación de todos los niños y niñas que viven en estas zonas, entre otros aspectos. La organización vuelve a reiterar a España que no venda armas a países donde la infancia sea o puede llegar a ser objetivo bélico. En definitiva, el fin de esta iniciativa es el de dar voz a los niños y niñas que día a día sufren los estragos de los conflictos armados y conseguir un movimiento multitudinario mediante el que reclamar la protección infantil  de aquellos que sufren la guerra en primera línea. Por otro lado, Save the Children ha creado un fondo de recuperación de niños y niñas en conflicto que pretende ayudar en el periodo de tres años a un millón de menores que sufren desnutrición severa por bloqueos en conflictos, que necesiten recuperación tras las secuelas de la guerra o por haber sufrido abusos físicos y sexuales, así como para su recuperación psicológica y acceso educativo.