Orangina Schweppes España patrocina el Programa Thao de prevención de la obesidad infantil

La sede central de Orangina Schweppes España promoverá la alimentación saludable y el ejercicio entre sus empleados
La obesidad, sobre todo entre la población infantil, se ha convertido en los últimos años en un desafío para la mayor parte de los países industrializados. Entre ellos, España es uno de los que presenta una mayor prevalencia. Según los resultados del propio Programa Thao, un 20,5% tiene exceso de peso. Por este motivo, el Congreso de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), ha sido el marco para anunciar el acuerdo por el que el Grupo Orangina Schweppes España se ha convertido en patrocinador del Programa Thao-Salud Infantil. La decisión de Orangina Schweppes España de patrocinar el Programa Thao se enmarca en el compromiso que ha adquirido la compañía de apoyar iniciativas que promuevan un estilo de vida saludable, especialmente entre los niños. Como miembro responsable de la industria alimentaria, con marcas tan relevantes para el mercado español como Schweppes, Trina y La Casera,  la salud y el bienestar de los consumidores son pilares clave para el grupo Orangina Schweppes.La compañía está adherida a la Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) y al código PAOS de autorregulación sobre la publicidad de alimentos dirigida a los niños y niñas, como medida que pretende preservar el bienestar de los consumidores que se consideran más vulnerables.
Por otro lado, Orangina Schweppes España ha decidido transformar su sede central de Madrid, con una plantilla de 190 empleados, en la primera Empresa con sello THAO del país, con el objetivo de fomentar un estilo de vida saludable. En este sentido, se ha iniciado una campaña de comunicación con actividades como la formación en nutrición de los empleados, falicitar la actividad física en el entorno empresarial y la alumentación saludable. Al inicio del Programa Thao se realizará una encuesta voluntaria sobre los hábitos de los empleados, las mediciones del peso y el Índice de Masa Corporal (IMC) de los participantes, con el propósito de realizar un seguimiento y una evaluación final que permita hacer balance del proyecto. De forma voluntaria, los trabajadores que decidan incorporar y mantener hábitos saludables tendrán a su disposición un plan personalizado coordinado por dietistas, endocrinos y el jefe médico de la empresa.