“Paredes que hablan” hacia la concienciación social de la violencia de género

La iniciativa pretende mejorar el conocimiento de la población ante la situación que viven las familias y el entorno social de las víctimas.

Las paredes no han hablado nunca. Hasta ahora.

La Fundación Mujeres y el Fondo de Becas Soledad Cazorla han llevado a cabo una campaña para dar constancia de la situación en la que viven cientos de familias y sensibilizar a la población acerca de la violencia de género que hoy en día sigue existiendo en nuestro país. La creación ha sido llevada a cabo por la compañía TBWA, quien ha manifestado que ha sido un reto muy complicado de encarar: “Este proyecto es más que una campaña y nuestra implicación ha sido brutal. Hemos salido ‘tocados’ al conocer realmente el problema tan grave que sigue existiendo y ponernos en la piel de los familiares de las víctimas”, explicaba Juan Sánchez, vicepresidente creativo de TBWA España.

Marisa Soleto, directora de la Fundación Mujeres, ha agradecido el resultado final del trabajo a los integrantes de la misma: “Hemos tenido un agradable clima de colaboración y compromiso entre las tres partes, que nos han brindado el apoyo que no tienen las ONGs”.

En España, 60 mujeres son asesinadas al año. En la mayoría de los casos (72%) son madres que dejan a sus hijos en condiciones pésimas: huérfanos, con padres en la cárcel y familias que no se pueden hacer cargo de ellos. 200 menores de edad –contabilizados desde 2013- se encuentran en estas condiciones sin recibir ningún tipo de ayuda para hacer frente a la alarmante situación.

Sangre, cuchillos y miedo en la mente de tantos menores españoles que no alzan la voz. Los hechos son una realidad que solo conocen las paredes del hogar. Por ello, la campaña ha querido dar voz a estos “testigos mudos” para contar las historias de primera mano y seguir así con la línea de sensibilización contra la violencia de género que Fundación Mujeres lleva a cabo. A través de cuatro paredes independientes se muestran las voces de cuatro protagonistas que se han atrevido a contar generosamente cómo es su realidad y el sufrimiento al que se enfrentan con las pocas ayudas –o ninguna- que reciben.

Juan Sánchez, Frutos Moreno, Marisa Soleto y Joaquín Togar en la presentación de la campaña “Paredes que hablan” | Fuente: elaboración propia

El trabajo se compone de una exposición de cinco murales - cuatro que reflejan las víctimas y las palabras de testimonios reales (que se han hecho cargo de los hijos huérfanos) y una central con información general sobre la campaña y los datos que se registran anualmente en España- frente al jardín de Atocha. Las creatividades disponen de una tecnología de sonido con conducción ósea, es decir, no transmiten el audio por el aire sino que se activa con el contacto. Al pegar el oído en la pared, la voz del testimonio cuenta su historia en primera persona para crear más intimidad y hacer la escena más real. “El acto de tener que apoyarte en la pared para escuchar el caso quería eludir a un clima íntimo como el que tuvimos en las conversaciones con los protagonistas, para sensibilizar a la población de una forma más cercana y real. Fue duro, salía demolido de cada conversación que tenía pero agradecido a la vez por poder contar con personas tan valientes que nos cuentan sus historias más íntimas”, contaba Sánchez. Soleto, por su parte, añadía que no solo es necesario mandar mensajes a la población para que conozcan el problema, sino que hay que mostrar casos reales para una mayor concienciación: “Si pedimos un cambio a la sociedad para prevenir la violencia en el futuro, es necesario que las personas conozcan la realidad que tienen que vivir día a día las familias de las mujeres asesinadas”. 

La inauguración tendrá lugar el 17 de noviembre en la misma localización a las 12:00h y contará con la presencia de Silvia Buabent, directora del Instituto de la Mujer, y la presidenta de Adiff, Isabel Pardo, que representará a la compañía por haber cedido el espacio de la estación de Atocha para la exposición. “El lugar para presentar la campaña es muy importante porque es uno de los puntos de Madrid que más tráfico de gente recibe a diario y, por tanto, podemos conseguir muchísima visibilidad y llegar a miles de personas. Además, contar con las figuras de Isabel y Silvia es un orgullo mayor, por el hecho de que sean mujeres”, manifestaba Soleto. Dicha exposición estará abierta desde el 16 de noviembre hasta el 31 del mismo mes.

Además, se llevará a cabo una serie de acciones de aprendizaje dirigidas a la población para que tomen conciencia de los hechos en materias estadísticas, de ayudas económicas, medidas fiscales, en el ámbito de la Administración de Justicia y en el ámbito educativo. También se ha manifestado la necesidad de elaborar un catálogo de trámites y derechos de los huérfanos y huérfanas de la violencia de género que sirva para orientar a las familias en relación con los trámites a realizar, los derechos y los recursos disponibles de ayuda. Joaquín Togar, promotor del Fondo de Becas Soledad Cazorla, ha mostrado lo importante que es que la sociedad se haga responsable de los niños y sus problemas familiares con una ayuda económica, la cual ya ha sido aprobada y saldrá próximamente a resolución. Esta medida supondría una pensión de 640 euros para los niños que tengan que vivir fuera de su unidad familiar y así ayudar que no se trunque su desarrollo personal y paliar la doble estigmatización que sufren. “Claramente, recaudar fondos para ayudar a las familias era uno de nuestros objetivos principales; pero más importante aún es integrar en la sociedad a todos los menores víctimas de la violencia de género”.