Pavofrío combate los miedos a los que se enfrentan las mujeres

En línea con la multipremiada campaña ‘Deliciosa Calma’, la firma pone en marcha una nueva iniciativa que muestra algunos miedos con los que se identifican las mujeres españolas y anima a ahuyentarlos. La marca trata de exponer con tono de humor aquello que les sucede, con el fin de promover una reflexión colectiva

Pavofrío, marca pertenciente a Campofrío Food Group, ha lanzado una nueva campaña en España bajo el título ‘Fantasmas’. En el marco del lema ‘No alimentemos los miedos, alimentemos otro modelo de mujer’, la firma de alimentación vuelve a poner el foco en el target femenino y se alinea de nuevo con este colectivo apostando por el empoderamiento femenino y por generar debate sobre la situación de las mujeres en la sociedad actual.

Siguiendo la estela de las campañas 'Deliciosa Calma', desarrollo multipremiado durante todo el año 2016 y 2017 en diferentes festivales publicitarios locales e internacionales, y de 'Mensaje al futuro', en esta ocasión la campaña pretende virar la atención hacia cuatro tensiones sociales con las que se identifican las mujeres en las distintas etapas de su vida y que, en muchas ocasiones, determinan su manera de vivir. "Los condicionamientos sociales prejuzgan en ocasiones algunos estilos de vida e incluso establecen un modelo a seguir que, supuestamente, es el que hay que elegir para ser feliz -explican desde la marca- Pavofrío pone de manifiesto cómo la presión social hace dudar o sentir miedo a muchas mujeres por no encajar en esta norma establecida".

De este modo, la marca pretende poner en evidencia estos prejuicios, mientras trata de mostrar con tono de humor aquello que les sucede para promover una reflexión colectiva. Si en la campaña ‘Deliciosa Calma’ (el spot con más visionados en YouTube en 2016, según Google España) se puso el foco de la conversación en el estrés de las mujeres y en ‘Mensaje al Futuro’ se subrayó la importancia de mantener la confianza y la seguridad de las mismas, este año el propósito es invitar a las mujeres a ahuyentar el miedo a no encajar en los modelos sociales preestablecidos, que en muchas ocasiones les impide vivir la vida que desean.

Para Aurélie Morin, european category marketing manager de Campofrio Food Group, las mujeres "están atrapadas entre el plano de la presión social y el miedo a no encajar. Por ello, el mensaje inherente de todas nuestras campañas sigue siendo el mismo: que la mujer decida por si misma su camino, sin miedos. Desde la marca seguimos construyendo en base a ese discurso para llamar a la reflexión colectiva de aquello que ocurre en nuestra sociedad”.

Para orquestar la campaña Pavofrío ha elegido cuatro fantasmas para reflejar cuatro tensiones que las mujeres sufren en las diferentes etapas de su vida, no solo como consecuencia de los condicionamientos sociales, sino por la presión que ellas ejercen en ocasiones sobre sí mismas.

El primero tiene que ver con la maternidad y la presión que en muchas ocasiones ejerce la sociedad sobre la mujer por fijar un objetivo principal en su vida. Tener hijos para llegar a ser una mujer “completa”. Sin embargo, la maternidad no es un fin en sí mismo y existen otras múltiples maneras de sentirse realizada. La mujer ha de seguir el camino que ella dictamine, siendo su destino vital el que cada una decida.

El segundo tiene que ver con la soledad o la vida sin pareja. La sociedad compadece a aquellas mujeres que, llegada una edad, no tienen pareja. Parece que la soltería implica tener alguna carencia o rareza en la personalidad y que eso les impide encontrar el amor.

El tercer fantasma tiene que ver con el sentimiento de culpa entre las mujeres trabajadoras o que se realizan más allá del entorno familiar. Y el cuarto fantasma está relacionado con el postureo o 'el mandato de la felicidad’. Las redes sociales han promovido el desarrollo de nuevas tensiones. Detrás de las imágenes de Facebook, Twitter o Instagram parece que todo tiene que aparentar y transmitir felicidad y, si no se consigue, se siente cierta amargura y frustración. La marca, denunciando esta presión, reivindica que "lo importante es ser una misma".

Una campaña con fin solidario

En el marco de la acción, y bajo la premisa de que compartir en voz alta los miedos ayuda a ahuyentarlos, Pavofrío trasladará el mensaje del anuncio a la realidad y llevará a cabo un encuentro en Madrid el 18 de abril en el que más de 20 mujeres representativas de distintos ámbitos de la sociedad española leerán en voz alta extractos de grandes obras literarias, para liberarse de los fantasmas y mostrar un mensaje de unidad frente a las tensiones sociales.

Además, con la colaboración de cuatro populares ilustradoras, se plasmarán los fantasmas de la campaña en una serie de ilustraciones con fin solidario: recaudar fondos para la Fundación Ana Bella, una organización que ayuda y empodera a mujeres que han sufrido violencia de género para emprender una vida digna y feliz. Las ilustraciones se presentarán durante el encuentro mencionado anteriormente y se subirán en la página web oficial de la campaña, www.fantasmasdelmasaca.com, donde, por cada descarga, Pavofrío se comprometerá a donar 1 euros a la ONG, estableciendo un compromiso máximo de 10.000 euros.

Además de la web, la campaña consta de varias ejecuciones pensadas para el entorno digital y para medios convencionales como televisión y medios gráficos. Detrás de toda la estrategia y desarrollo está la agencia de publicidad McCann Spain, con Mónica Moro a la cabeza del departamento creativo.

 

Para esta ocasión, Pavofrío ha contado con la colaboración de Lydia Valentín, la campeona del mundo de halterofilia, quien aparece en la parte final del anuncio exclamando la palabra “iros”. La medallista olímpica es todo un referente para millones de niñas y mujeres en España y refleja a la perfección la fuerza de todas las mujeres que han conseguido ahuyentar sus fantasmas y superar sus miedos. “Lydia representa un modelo de mujer que quiere impulsar el spot -señalan desde el área de marketing de la firma- Alguien que, gracias a su esfuerzo, dedicación y valentía, ha conseguido llegar a donde se ha propuesto”.