Actualidad
Advertisement

¿Cómo saber si has caído en el agujero negro del spam?

Mathieu Girol, director data services de Validity

La carpeta de spam sigue siendo un misterio sin resolver para los profesionales del marketing por correo electrónico. El informe sobre el número de correos electrónicos entregados que proporcionan los proveedores de servicios de correo electrónico (ESP, por sus siglas en inglés), puede darnos una percepción equivocada del éxito de una campaña, ya que no da cuenta del número de correos electrónicos que llegan al buzón. Esto quiere decir que el informe puede decirnos que la campaña ha tenido un 97% de entregabilidad, lo que es un porcentaje muy alto, pero podría darse la casualidad de que una gran parte de esos correos esté yendo directamente a la carpeta de spam.

Cuando un correo es clasificado como spam por un usuario, la capacidad de entrega se reduce sustancialmente, ya que los proveedores de buzones de correos (MBP, por sus siglas en inglés) identifican esa dirección de correo electrónico como spam, y disminuye las posibilidades de llegar a la audiencia propuesta.

Para acabar con este círculo vicioso, los profesionales de email marketing pueden usar los servicios de bucle de retroalimentación de correo electrónico (FBL, por sus siglas en inglés). Se trata un servicio que permite al remitente saber cuándo ha sido clasificado como spam, y de esta manera adaptar sus procesos en consecuencia para mejorar su capacidad de entregabilidad.

Esto quiere decir que los FBL permiten a los profesionales del marketing por correo electrónico tener en cuenta la voluntad de sus suscriptores, y eliminar los correos electrónicos de sus listas y evitar que haya descontento entre los suscriptores. Este conocimiento hace posible que se pueda reevaluar la estrategia de marketing y adaptarla para evitar nuevos informes de "spam" de suscriptores insatisfechos. El resultado es que los remitentes verán mejoras reales en su capacidad de entrega.

Estos servicios de FBL también son beneficiosos para los proveedores de servicios de correo electrónico (ESP) ya que al recibir informes de spam pueden optimizar y proteger su servicio, así como la relación que tienen con sus clientes, los remitentes. En el caso de los proveedores de buzones de correos (MBP, por sus siglas en inglés), los FBL también representan una ventaja porque les permite limpiar las bandejas de entrada de sus usuarios de spam comercial y ofrecerles un buzón lo más seguro y fluido posible.

La protección de la reputación de las marcas, la optimización de la comprensión del comportamiento de los clientes y, sobre todo, la satisfacción del consumidor final son uno de los objetivos centrales de los FBL. Esto beneficia a los remitentes, los ESP, los MBP y los destinatarios. Tener la capacidad de saber si se ha caído en el agujero negro del spam, permite a todos comprender y gestionar mejor las campañas de email marketing.

Foto superior: 123rf


Mathieu Girol es director de Data Dervices en Validity. Con más de 20 años de experiencia en la industria del marketing por correo electrónico, se dedica a crear un nexo entre la seguridad y el marketing por correo electrónico en beneficio de los usuarios finales. Actualmente está trabajando en la creación de alianzas eficientes para proporcionar valor al ecosistema de la industria del correo electrónico. Mathieu empezó su andadura profesional en Capgemini y ha trabajado para compañías como Altran CIS, Orange, Return Path y Signal Spam. Tiene un máster en Redes de Sistemas Informáticos y Telecomunicaciones por la Université de Technologie de Troyes.