¿Quieres trabajar en marketing y publicidad?

Elena Martín, directora general de Aplus Marketing

Por su propia naturaleza, el sector del marketing y la publicidad no es apto para cualquiera. Lleva implícito una serie de requisitos y de habilidades sociales que no todo el mundo posee. Para que podáis haceros una idea, cuando, como es mi caso, trabajas en una empresa especializada en campañas de field marketing como Aplus, por tus manos pasan diariamente más de 40 currículos (el año pasado, por ejemplo, gestionamos directamente más de 4.500 contratos para nuestras acciones). Los recursos humanos son el soporte publicitario principal por el que trasladamos los objetivos de nuestros clientes a su público objetivo, por lo que la selección y formación de personal tienen una importancia capital en nuestro negocio.

A fuerza de experiencia, los profesionales del marketing y la publicidad sabemos diferenciar entre perfiles brillantes, aceptables y poco atractivos. Algunos de los CVs que recibimos son, incluso, descartados inmediatamente. Estamos hablando, por tanto, de un marco muy exigente en el que resulta difícil destacar si no ofreces nada diferente o especial. Además, la competencia es grande, sobre todo con la actual situación económica. Muchas personas compiten por unas pocas plazas y no es fácil ser el elegido. Por si fuera poco, existen una serie de errores muy comunes que, a pesar de ser sencillos de evitar, muchos candidatos repiten ya sea por desconocimiento, o por pensar (equivocadamente) que ciertas aptitudes/actitudes son positivas para su perfil o, simplemente, por falta de preparación.

Para todas esas personas jóvenes con formación en marketing o publicidad que aspiran a conseguir un puesto dentro del sector, pero también para aquellas personas, estudiantes en su mayoría, que compaginan sus estudios con trabajos ocasionales o a tiempo parcial en actividades promocionales, en Aplus Field Marketing hemos elaborado una serie de consejos a modo de guía para que puedan perfeccionar su manera de afrontar un proceso de selección. Yo no te contrataré en mi empresa de marketing y publicidad si a ti:

1) Te falta PASIÓN. Si me cuentas que has visto mi web y que bla, bla, bla, y que somos la empresa de tu vida y que te volverías loco/a por trabajar aquí, de acuerdo... pero que ese entusiasmo se note. Dime qué en concreto es lo que te ha gustado de nuestra agencia de publicidad, demuéstrame que has hecho algo más que mirar la pestaña de contacto para encontrar la dirección donde enviar tu email. Asegúrame que tal o cual campaña tú la hubieras planteado mejor o que tus funciones las hubieras realizado mejor y cómo.

2) Te sobran ERRORES. El producto más importante que jamás vas a tener entre tus manos eres tú mismo. Cuida los detalles. No cometas faltas de ortografía ni de concordancia, trátame de tú o de usted, pero no de ambas formas en el mismo párrafo. No es imprescindible ir de graciosillo/a, pero tampoco es malo... no sé si me explico.

3) MIENTES más que hablas. De verdad, se nota a la legua. Está claro que a los veintipocos años que tienes no has ocupado la dirección general de ninguna empresa, y que, con suerte, habrás puesto muchos cafés y hecho muchas fotocopias. Así que, por favor, no nos cuentes películas sobre pasadas responsabilidades. Tampoco hagas que las fechas cuadren tan matemáticamente; no pasa nada por haber estado un par de mesecitos o tres en el paro o rascándote la barriga.

4) Te AVERGÜENZAS de tus trabajos pasados. ¿Por qué? Personalmente me encanta la gente que ha hecho mil trabajos de estudiante, casi todos los hemos tenido. Quienes fueron camareros, babysitters, lavacoches, repartidores de pizza o paseaperros son personas que demuestran que ha sabido compaginar estudios con otras experiencias, y que no se les caen los anillos por arremangarse para trabajar. Y eso es bueno. Así que pon esos trabajos en tu curriculum.  

5) Me ofreces más de lo MISMO. Como decía un amigo mío, "SOS" ("Same Old Story"), o traducido al castellano "el mismo rollo de siempre". Cuéntanos qué de nuevo puedes aportar. Convéncenos de tu interés por trabajar con lo nuevo, con lo último, hablo de Internet, de las redes sociales, del Marketing móvil, de todo aquello que está por venir y aún desconocemos pero que ya intuimos. A estas alturas ya deberías manejarte con soltura en Tuenti en Facebook o en Twitter. Lo viejo sólo es eso, viejo y, por tanto, no nos vale.

6) Tienes creatividad CERO. No vas a trabajar en un departamento de contabilidad, ni en una cadena de montaje. Esto es una agencia de publicidad y la creatividad es el pan nuestro de cada día. Ofrécenos algo más que un curriculum tipo y unas respuestas estándar en la entrevista. Atrévete a ir más allá. Usa la imaginación, también durante el proceso de selección, de manera que podamos entrever, ya en esa primera fase, la clase de propuestas creativas que podemos esperar de ti si te contratamos.

7) Pasas de APRENDER. No me vayas a decir que ya vienes sabido de casa, que no cuela. No nos interesan personas que no están dispuestas a aprender y a reconocer que están verdes y que les falta un largo camino por recorrer. Lo que queremos es recorrerlo juntos.

8) No estás dispuesto a CURRAR. Esta profesión es para gente trabajadora y comprometida, y eso se transmite en una entrevista de trabajo. Tranquilo/a, que yo no te voy a pedir  muchos "tienes que...", pero a cambio tú no me puedes dar a mi muchos "pero es que..."

9) No sientes CURIOSIDAD. Por lo que hacemos, por lo que harás tú con nosotros si te contratamos, por lo que puedes esperar de tu estancia en la empresa, por lo que esperamos de ti. No te limites a quedarte ahí, como un pasmarote, respondiendo preguntas. Sé tú quien nos interrogue a nosotros.   

10) Eres CONVENCIONAL. Salte por la tangente, sorpréndenos. Haznos ver que no podemos vivir sin ti, que te necesitamos y que estás aquí para quedarte.