Advertisement

Shackleton, la agencia

Daniel Campo (Columna del número 218)

La agencia de Pablo Alzugaray y Juan Noncioli, arropados por un montón de profesionales de alta valía, vuelve a ser por tercer año consecutivo la primera del Ranking de Premios de El Publicista, un listado que contempla todos los galardones existentes tanto por ámbito como por disciplinas. Desde los premios más locales hasta los internacionales, desde creatividad hasta eficacia. Esta amalgama de premios, quebradero de cabeza de nuestra Redacción por su diversidad de fuentes (más de mil premios de más de un centenar de organizaciones), convierte a Shackleton en la más premiada de 2009. En este año maldito de la crisis, la agencia que da nombre al explorador irlandés ha resultado ganadora en la suma de las disciplinas, en publicidad online, publicidad integrada y sobre todo en marketing directo, disciplina esta última en la que es modelo internacional al ser  en el último trienio agencia del año en el Festival de Cannes.
Shackleton es la agencia de la multidisciplina y la interacción, elementos que según Eduard Punset son imprescindibles para innovar y destacar sobre los demás. También decía el divulgador científico que hay que ser jóvenes de espíritu y algo simios, dispuestos a cambiar frente a la inmovilidad de los hominidos. Bueno, pues algo de eso también está en los genes de esta agencia de solo 6 años de actividad que ya es capaz de sujetar clientes a pesar de los tiempos y la cruel competencia. Mantener un cliente es en ocasiones más importante que ganarlos, porque después de una campaña buena tiene que venir otra mejor.
Enhorabuena al equipo de Shackleton, al igual que a McCann Erickson, segunda en el ranking general y primera en televisión; Euro RSCG y TBWA, empatadas en gráfica; Publicis primera en radio, MPG en medios, Momentun en promocional y eventos, Sanca en comunicación visual, Lee Films en producción, Gonzalo Puertas en fotografía y Marco de Comunicación en comunicación y RRPP.
Corren malos tiempos para la publicidad, por eso la creatividad tiene que hacer su papel de buen mediador entre clientes y consumidores. Y si encima tiene premio, mejor.