En tiempos virtuales, el trato físico y tangible en un evento es un valor real en alza

Por Carlos Lorenzo

Por más modas que vengan, formas de sorprender o aplicaciones de otros campos que se instalen en el mundo de los eventos, lo verdaderamente significativo es el valor que aporta un evento en vivo. En tiempos de internet, redes sociales y virtualidad, el trato físico, presencial y tangible es percibido claramente como un valor real y por lo tanto, la gestión de las expectativas de los asistentes es clave a la hora de alcanzar el éxito en un evento.

Otra clave para alcanzarlo viene de la mano de un buen plan previo al evento, que incluya un calendario de acciones para llamar la atención, incidir en los puntos más atractivos del evento, reservar la fecha y otros aspectos en función de la naturaleza del acto. Todo ello se hace imprescindible para lograr maximizar el interés y la atención de los asistentes o posibles asistentes y curiosamente, la receta perfecta suele ser el resultado de una razonable mezcla entre acciones online y offline. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que el poder de la personalización. Sobre todo en los últimos años, en los que se ha podido dar un salto importante gracias a la tecnología. En cualquier caso, es necesario advertir que los tiempos que manejamos las agencias de eventos a la hora de preparar un evento suelen ser demasiado cortos como para poder desarrollar una personalización real y efectiva. Lo que no quiere decir que haya que dejar de pensar en target de edad a la hora de organizar un evento. De hecho, es básico tener claro el target de cada evento y el objetivo a conseguir; motivo por el que trabajamos siendo partners de nuestros clientes y no siempre proveedores, para lograr el valor añadido necesario como agencia de eventos.


  Carlos Lorenzo (Linkedin) es presidente de Cow Events Group, agencia  miembro de AEVEA ( Agencias de Eventos Españolas Asociadas).