Pocas mujeres llegan a cargos directivos, a pesar de sus habilidades como líderes

Mirador Indiscreto ha reflejado realidades en los techos de cristal que sufren las mujeres en la actualidad y las dificultades para escalar posiciones en el entorno laboral

El Palau Robert de Barcelona ha acogido esta mañana la sesión del Mirador Indiscreto que ha puesto su mirada a las Mujeres para intentar responder a la pregunta ¿Qué tiene que hacer una mujer de éxito para llegar donde quiere?

Rosa Romà, decana de El Col·legi del Màrqueting i la Comunicació de Catalunya ha sido la encargada de moderar esta sesión que ha contado con la particiàción de Eva Conesa, Partner & ECD de Twoelf; Helena Marzo, directora creativa independiente; Xènia Castellà, directora de The Digital Adgency y Patricia Luján, fundadora de School of Feminism.

Rosa Roma ha realizado una introducción en la que ha destacado que las mujeres tienen estilos diferentes de liderazgo y habilidades muy valoradas en un líder, como la creatividad y la perseverancia, pero, aun así, cuesta que lleguen a cargos directivos. A continuación ha dado paso a las intervenciones de las ponentes.

Eva Conesa y Helena Marzo han presentado el proyecto Unadedos, una asociación que nace como una necesidad en nuestro sector y que busca, no solo denunciar la posición de la mujer en los cargos de dirección en creatividad publicitaria, sino que pretende crear un cambio. Los datos constatan que pasados los treinta y cinco años las mujeres desaparecen de la ecuación a la dirección creativa. Es necesario impulsar un cambio entre todos, porque si no no se conseguirá la igualdad hasta el 2121. Unadedos tiene un objetivo ambicioso: que en la dirección creativa una de dos sea una mujer en el 2030. El impulso del liderazgo de las creativas es un compromiso colectivo que involucra marcas, agencias, medios, instituciones y universidades.

A continuación ha sido el turno de Xènia Castellà que ha hablado desde su experiencia personal como directiva de una agencia de comunicación digital. En su intervención ha destacado las capacidades que nos definen como mujeres y que son compartidas con otras mujeres con las cuales ha ido trabajando. Una de ellas es la capacidad de organización y planificación que ayuda al equipo a saber cuáles son las prioridades. Otra es la empatía, y la importancia de saber ponernos en el lugar de alguien, una capacidad básica a la hora de dirigir un equipo.

También ha destacado que cuando una mujer asume altos cargos, muchas veces se la trata de superheroína, cuando tendría que ser una cosa normal y que todavía nos queda convencer a muchos hombres que el valor de las mujeres es independiente del género.

Patricia Luján por su parte, ha querido dar respuesta a la pregunta que nos planteábamos sobre que tiene que hacer una mujer para tener éxito. Lo primero que ha hecho es cuestionarse que es el éxito. ¿Tener marido, dos hijos, una carrera ejecutiva, tenerlo todo? ¿Ganar mucho dinero? ¿Ganar muchos premios? ¿Trabajar con grandes marcas? ¿Trabajar en proyectos que transforman? ¿Conciliar? Una mujer para llegar al éxito no tiene que hacer nada por el hecho de ser mujer, y lo tiene que hacer todo. Tiene que luchar por los mismos derechos, los mismos salarios, los mismos lugares, las mismas responsabilidades…

Finalmente, ha destacado la educación como base de la sociedad, en la que tenemos que crear niños felices, respetuosos y que se sientan en igualdad.