“La vida no se paga en ordenadores, videoconsolas, ni pantallas planas. Se paga en euros”, de Kitchen para Bankinter