Actualidad
Advertisement

Eurosport y Cuatro batieron récord de audiencia con la final entre Nadal y Federer

La final entre Rafa Nadal y Roger Federer registró la mejor audiencia de la historia de Eurosport España, con un 9,1% de share y otorgó a Cuatro una cuota de pantalla del 8,5% del mes de enero, uno de los resultados más elevados de la cadena en toda su trayectoria. En la cadena de Sogecable, el partido fue seguido por el 37,1% de la audiencia (3.127.000 espectadores).

La final del Open de Australia entre el nº1 y el nº2 del mundo registró el pasado domingo 1 de febrero la mejor audiencia de la historia de Eurosport España con un total de 285.000 telespectadores, lo que supone un 9,1% de cuota de pantalla. El pico más alto se obtuvo entre las 14:00 y las 14:15 con 419.000 telespectadores (9,2% de share). En total 1.6 millones de telespectadores diferentes vieron la final en Eurosport España.

A nivel pan-europeo Eurosport también lideró los índices de audiencia. Casi 52 millones de telespectadores diferentes eligieron Eurosport para seguir el Primer Grand Slam de la temporada, disputado en Melbourne del 18 de enero al 1 de febrero. Estos datos superan los 40,3 millones alcanzados en la edición de 2008 y los 43 de la edición 2007. Además, Eurosport alcanzó también su mejor audiencia media con 1.128.000 telespectadores, aumentando un 50% respecto a 2008 y un 81% respecto a 2007.

 
Durante la final del Abierto de Australia también se obtuvieron cifras históricas. La audiencia media fue de 3.134.000 telespectadores, mientras que el número total de telespectadores diferentes que siguieron el partido a través de Eurosport, se situó en los 17.332.000, según datos de TNS.
 
Casi el 40% en Cuatro
La final entre Nadal y Federer situó al 37,1% de la audiencia frente al televisor. Un total de 3.127.000 espectadores siguieron el encuentro que duró seis horas. La cadena logró cerrar el mes de enero con una cuota de pantalla del 8,5%, uno de los resultados más altos desde sus inicios. Este ha sido, sin duda, el partido más visto de la historia del Open de Australia.