Actualidad
Advertisement

España, el país más preparado para integrar las nuevas tecnologías

Según Visa Europe España es el país europeo más preparado para reducir la distancia entre los comercios físicos y online

La adopción masiva de las redes sociales y el alto grado de penetración de los smartphones han convertido a España el país más preparado para asumir y disfrutar el comercio electrónico. Así lo certifica el estudio elaborado por Visa, ‘El Futuro del Comercio’, que pone a España en cabeza de lista de 10 países que figuran en el Índice de Mercados por nivel de preparación para el futuro del comercio.

Además, el estudio identifica tendencias de consumo clave que los comercios deben conocer, tales como la experiencia de compras omnicanal, la creciente relevancia de las redes sociales en el ciclo de compras y la importancia de la tecnología móvil. La generalización de los smartphones y el uso de las redes sociales van a permitir a España aprovechar nuevas tecnologías y servicios dentro en los comercios y más allá, especialmente a medida que siga avanzando la rápida adopción de los pagos sin contacto. En concreto, España está entre los cinco primeros países europeos  en lo que se refiere a penetración de los pagos sin contacto junto con Polonia, Francia, Reino Unido y Turquía, no obstante, más de ocho de cada diez españoles tienen un smartphone (85%) y son activos con regularidad en las redes sociales (82%), lo que convierte a nuestro país en el ideal dentro de Europa para la adopción de la nueva experiencia de compras impulsada por el mundo digital.

Según Carmen Alonso, directora general de Visa Europe para España, “los comercios tienen una oportunidad sin precedentes para satisfacer a sus clientes que quieren que comprar sea una experiencia motivadora y personalizada, ya se produzca online o en un establecimiento”. En realidad, el acto de comprar, sea en una tienda física o a través de canales digitales, ya no es solo la adquisición utilitaria de algo que necesitamos o deseamos, sino los clientes buscan una experiencia que les entretenga, les sorprenda o les emocione. Es decir, hay una demanda creciente para experiencias sociales de compra y, en ese sentido, la integración con las redes sociales será esencial para los comercios. Uno de los elementos más importantes de esta tendencia que los comercios deben tener en cuenta es que el comportamiento de los consumidores ha pasado del “comprar ahora” a “esperar, pensarlo y consultar”, que hace que se tomen un tiempo para conocer las opiniones de sus amigos o encontrar el lugar que ofrece el mejor precio antes de realizar una compra. Así, el primer paso de la nueva experiencia de compra entendida como entretenimiento puede empezar pineando un artículo en Pinterest, continuar buscando información del mismo en internet, consultando con amigos o buscando valoraciones online, para finalizar compartiendo fotos en Instagram de la nueva adquisición.

Por último, el estudio concluye que los smartphones han dado a los compradores tanto la habilidad de estar conectados a través de las redes sociales, como el potencial de romper las barreras entre una experiencia digital personalizada y la experiencia en una tienda física. Las tecnologías del Bluetooth o de los beacons también tienen potencial para identificar a los clientes fieles y enviarles mensajes basados en compras anteriores o en artículos que hayan incluido en sus carritos de compra online.