El reto de los derechos de imagen en la Garmin Titan Desert

Jesús García, (LinkedIn) CEO de MKTG

Desierto de Marruecos, seis etapas a 40 grados, más de 600 kilómetros pedaleando, un desnivel positivo de 5.900 metros… sí, hablamos de la Garmin Titan Desert 2019, la prueba más exigente en mountain bike que comienza este 28 de abril en su 14ª edición. En solo dos días las bicicletas llenarán el desierto y, un año más, los participantes superarán sus propios límites y experimentarán la exigencia de esta increíble aventura. Ser partícipes de sus logros es posible desde la distancia gracias al trabajo desarrollado por todos los profesionales audiovisuales acreditados que muestran esta prueba al mundo.

Pero más allá del reto que supone, la Garmin Titan Desert requiere también de una organización con aspectos muy complejos a tener en cuenta. Hoy, Día Mundial de la Propiedad Intelectual, nos centraremos en explicar las líneas básicas de la gestión de derechos de imagen y audiovisuales de un evento deportivo de esta magnitud. Con unas cifras realmente espectaculares de audiencia, 841 millones, y más de 60 horas de televisión es muy fácil ser consciente de la gran repercusión mediática que tiene esta prueba y el obligado control que esto supone de las imágenes grabadas a lo largo de los seis días de aventura por el desierto marroquí.

La única titular y propietaria de las imágenes y de todos los derechos audiovisuales de la misma es la empresa que gestiona la Garmin Titan Desert, propiedad de RPM-MKTG y Amaury Sport Organisation (A.S.O.), organización francesa propietaria de eventos deportivos como el Tour de Francia y el Rally Dakar. Bajo esta premisa, únicamente se permite su empleo y difusión a medios de comunicación o productoras acreditadas para el uso concreto y durante el tiempo limitado establecido por contrato. Incluso los propios participantes de la prueba acuerdan la cesión de los derechos de su propia imagen sin restricciones.

Desde la pasada edición, la Garmin Titan Desert se asoció con A.S.O. y esto supuso, además de un gran salto internacional, establecer unos procedimientos mucho más estrictos en cuestión de gestión de derechos.

Todos los profesionales acreditados deben firmar un contrato en el que ceden y transfieren la propiedad de las imágenes tomadas en este evento, “a perpetuidad y sin limitaciones ni reserva alguna”, a la empresa propietaria de la Garmin Titan Desert quien tendrá en exclusiva el derecho de “reproducir, distribuir, comercializar, emitir, exhibir y difundir libremente y sin limitación” los derechos cedidos. Deben informar del montaje que se ha realizado y de dónde se ha publicado y existe una prohibición de cesión a terceros del material recabado o la producción realizada, independientemente de si es o no de forma gratuita. Del mismo modo que las marcas que no son patrocinadoras de la Garmin Titan Desert no pueden vincular de forma directa y unívoca su propia marca o su producto a la prueba o a un participante de esta.

Al fin y al cabo, de lo que se trata con este tipo de restricciones es de que empresas ajenas a la propiedad de esta prueba ciclista obtengan beneficio económico, más allá del pactado por contrato, gracias a las imágenes tomadas a lo largo de su desarrollo.

Y si después de toda esta información, lo que tienes son ganas de seguir las salidas y llegadas de cada etapa de la Garmin Titan Desert 2019 puedes hacerlo a través de la web oficial de la prueba. ¡El desierto os espera!


Jesús García es un apasionado del deporte y ha dedicado toda su vida a la gestión deportiva y al marketing a escala internacional. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad de Granada, ha ocupado diferentes cargos en la administración pública relacionados con esta materia. Hace más de 18 años recaló en el grupo Dentsu Aegis Network (entonces Aegis Group) y en la actualidad es CEO de MKTG. Aunque no dispone de mucho tiempo libre, es fácil encontrarle en bici por el desierto o realizando esquí extremo.