Los nuevos dispositivos transformarán el entretenimiento

El televisor coexistirá con tablets y smartphones y se repartirán a los espectadores según el contenido que se esté consumiendo

Los usuarios han cambiado su forma de consumir entretenimiento. Son cada vez más sofisticados en su consumo y quieren disfrutar de los contenidos que quieran en el dispositivo que quieran.  En ese sentido se podría decir que existe un impacto de la conectividad, que está modificando la forma de distribuir y producir los contenidos. Además influye el hecho de que el grado de acceso a la tecnología es mayor a medida que pasa el tiempo; lo cual facilita que cualquier grupo de edad acceda a los dispositivos. Una circunstancia vital si se tiene en cuenta que el consumidor, además de valorar la calidad, los contenidos y los servicios, valora sobretodo la facilidad de acceso.

La apuesta por los contenidos originales y la calidad del servicio van a ser las piezas claves que marquen la elección de los consumidores. El que en 2016 se llevará el gato al agua será quien lo haga mejor a nivel de servicios y calidad. Al final la línea que va a marcar la preferencia va a tener que ver con la capacidad de generar contenido original. Las nuevas plataformas de televisión han cambiado el panorama del entretenimiento. Los nuevos canales que se pueden configurar a demanda y ya no se atienen a las reglas de la audiencia.

Bajo esta premisa, se sabe que el broadcast tradicional está cambiando. La responsabilidad del fabricante es llevar al consumidor los avances y se están sucediendo muchos cambios en formato, temática y estándares de calidad; y aunque los canales tradicionales en línea siguen teniendo su demanda, cada vez cobra más sentido invertir en producción propia. En cualquier caso, ser capaz de facilitar el proceso de consumo es vital porque lo que primará en 2016 es  que el usuario acceda de forma fácil a los contenidos.

 Contenido de gran calidad a demanda y nuevos soportes en los que consumir entretenimiento serán la tendencia en el futuro inmediato pero, según todos los expertos, coexistirá con un modelo más tradicional que se adaptará para hacerse un hueco. Eventos en tiempo real y acontecimientos deportivos serán los protagonistas de esta televisión convencional mientras que la ficción buscará su nuevo camino.