Cabify pide a los catalanes que levanten la mano para viajar como antes

La compañía lanza una nueva campaña para visibilizar que la regulación impulsada por la Generalitat y el PSC tiene como consecuencia que los ciudadanos y visitantes de Barcelona reducirán sus opciones para desplazarse

Cabify ha lanzado una campaña en Barcelona para visibilizar las consecuencias que tendrá para los ciudadanos el Decreto Ley aprobado por la Generalitat y el PSC sobre las VTC. En este sentido, se ha anunciado una regulación que impone una serie de requisitos y exigencias que suponen en la práctica la eliminación de un sector que aporta soluciones de movilidad a más de un millón de usuarios, y actualmente evita la circulación de más de 350.000 coches al mes de las calles de Barcelona y su área metropolitana.

Por todo ello, desde Cabify han decidido explicarle a la sociedad catalana qué es lo que va a ocurrir cuando comiencen a aplicarse los puntos más lesivos de este Decreto Ley.

Los textos que se han publicado en las calles de la ciudad en castellano y en catalán son:

  • “Que levante la mano el que quiera volver a viajar sin saber cuánto va a pagar”
  • “Que levante la mano el que quiera volver a hacer cola para moverse por la ciudad”
  • “Que levante la mano el que quiera buscar un taxi de madrugada”
  • “Que levante la mano el que quiera volver a hacer cola para volver a su casa”

Todos ellos acompañados con la siguiente frase: “El 1 de octubre entra en vigor la nueva operativa que impide seguir operando a las VTC y deja al taxi tradicional como la única opción en Barcelona”.

La campaña puede verse en en mupis, marquesinas de autobuses y exteriores desde hoy, 19 de julio.

Cabify ha anunciado que mantiene su vocación de seguir operando en Barcelona, tal y como lleva haciendo desde hace 10 años, lo que refleja su compromiso con la ciudad. La compañía se ha adaptado a la normativa vigente en cada momento, a pesar de las dificultades que ha encontrado en el camino, ofreciendo un servicio de calidad para usuarios, visitantes y empresas de la ciudad, contribuyendo a una movilidad más sostenible en Barcelona. De hecho, en base a miles de respuestas de usuarios que puntúan su experiencia tras cada viaje, la calidad media del servicio de VTC de Cabify en Barcelona se sitúa en 9,6 sobre 10, siendo una de las ciudades con mejor valoración.

Patronales y sindicatos también han señalado la alarma social que supone la destrucción de un sector que genera empleo para miles de personas en Barcelona y que se encuentra en plena recuperación de la actividad. El nuevo Decreto Ley, que previsiblemente se convalida esta semana en el Parlament, supone también un golpe a la libre elección de los ciudadanos a la hora de realizar sus desplazamientos y va en contra de las recomendaciones de la Comisión Europea y de la voluntad de la mayoría de los barceloneses. Una encuesta reciente desvelaba que tres de cada cuatro ciudadanos de Barcelona y el área metropolitana se muestran favorables a que haya una regulación que permita la convivencia entre taxis y VTC.

 

Ver ficha técnica ‘Que levante la mano’