Heineken hace su packaging más sostenible

La marca estrena imagen para su lata y botella, con un ahorro del 30% de vidrio, además de un nuevo embalaje que sustituye el plástico por un cartón no contaminante

Heineken orienta su estrategia de innovación con una firme apuesta por la sostenibilidad. La marca lanza al mercado sus nuevos envases más sostenibles en formato botella y lata, así como un nuevo embalaje de cartón, 100% reciclable.

A principios de año la compañía puso en marcha un plan corporativo con el objetivo de conseguir una reducción del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2020, todos los departamentos de la compañía presentarán unos objetivos anuales en sostenibilidad. Dentro de este enfoque, Heineken se enfrenta al doble reto de innovar a la par que introduce algún parámetro que haga más sostenible su producto.

En los últimos años Heineken ha reducido el gramaje de los empaquetados, plásticos utilizados para envasar, sus latas y botellas. Pero este año la marca ha decidido dar un salto significativo con este nuevo envase. Esta innovación incluye el cambio de un producto contaminante, que proviene de un recurso no renovable y que no se degrada como es el plástico, por el cartón, un material mucho más sostenible. Las tintas utilizadas son naturales sin aceites minerales lo que hace de los nuevos embalajes un producto no contaminante y que se degrada en poco tiempo.

Las latas y las botellas estrenan imagen. La botella K2, es sin duda, uno de los iconos de la marca. Su nuevo diseño es más estilizado, con atractivas curvas y un relieve único. Se ha producido con una reducción de un 30% de vidrio, lo que supondrá un ahorro anual de millones de toneladas de vidrio consumido tomando en cuenta que cada año se vende en España más de 38 millones de botellas no retornables Heineken. La lata también experimenta una evolución en su diseño, en el que se incorpora la tecnología más rompedora aportando un sorprendente efecto táctil.

El resultado final es una nueva gama de productos con embalajes más atractivos, más cómodos para transportar y almacenar, y más sostenibles.