La tendencia al positivismo en las marcas

por Daniel Tallón

“Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible”. Esta cita del ensayista griego Plutarco podría resumir cómo nos sentimos las personas en muchas ocasiones a la hora de buscar la felicidad. No somos conscientes de que no hace falta complicarse mucho la vida para ser un poco más felices. Por eso muchas marcas se han sumado al carro. Nosotros, por ejemplo, hemos lanzado el lema  “Pequeños momentos, grandes placeres”, con el que invitamos a los usuarios a celebrar las victorias del día a día.

Está demostrado que la publicidad positiva, basada en este tipo de emociones, hace que los consumidores recuerden más la marca y la identifiquen mejor que los anuncios que manifiestan emociones negativas. Por eso en hay que cambiar el chip y empezar nuevas etapas. En los últimos años, debido a la crisis económica, las grandes marcas, como las de comida, se han centrado en hablar de las bondades de sus productos, además de descuentos y promociones, pero los que ya disponemos de los mejores servicios y ofertas, van más allá.

Hay que preguntarse si somos capaces de emocionar con nuestra marca dejando atrás campañas con mensajes negativos y categóricos. En la búsqueda de mensajes positivos nos damos cuenta de que, por ejemplo, las plataformas de pedidos de comida a domicilio por Internet son en sí un placer que alegra el día de las personas dentro de su rutina diaria. Es un pequeño momento con un extra de deleite.

Teniendo en cuenta que, aunque el concepto que un consumidor pueda tener
sobre una marca dependa de la experiencia que le haya generado la misma, la emoción es la que previamente le proporciona credibilidad y confianza en ella: emocionemos, entretengamos y marquemos la diferencia.

Daniel Tallón
Director de marketing de Just Eat España
www.just-eat.es
Linkedin