Binfluencer declara la guerra a los fake influencer mediante IA y analítica de datos

La tecnología es la mejor vía para acabar con lo bots que circulan por las redes sociales y perjudican el retorno de inversión que se realiza en el marketing de influencia

Las marcas no paran de recurrir al marketing de influencia a la hora de planificar sus estrategias de publicidad. Sin embargo, conforme crece el sector, también aumentan las figuras falsas en las redes sociales. Los fake influencers inflan su número de seguidores mediante perfiles falsos (bots), lo que se traduce en importantes pérdidas para las empresas al no obtener un retorno de la inversión realizada. La vía más eficaz para no caer en la trampa es el uso de la tecnología, según Binfluencer.

Desde su nacimiento, la compañía ha llevado a cabo una importante apuesta por la innovación, integrando en su plataforma herramientas de inteligencia artificial (IA) como Natural Language Processing y Computer Vision, aplicaciones de Machine Learning como el reconocimiento facial, sistemas de analítica de datos o Data Mining y algoritmos propios. Entre todas ellas son capaces de recopilar con precisión toda la información que el cliente necesita conocer antes de elegir con las máximas garantías a los influencers de su próxima campaña.

Esto ha sido posible gracias a su integración con Neptune, el servicio de base de datos de Amazon. "Al principio comenzamos a desarrollar nuestra plataforma en formato grafo a partir del software libre de base de datos neo4j, pero en sólo un mes trabajando con Neptune conseguimos cuatro veces más escalabilidad en la adquisición de datos de influencers que en los seis meses anteriores. Ahora podemos acceder a través de nuestra plataforma a los datos de todos los influeyntes del mundo, saber de forma fidedigna si los resultados que dicen tener son efectivamente precisos, y decidir si son el perfil adecuado para nuestros clientes", explica Iván Martín Maseda, CTO de Binfluencer.

Más allá del número de seguidores y de la posibilidad de verificar si se trata de usuarios reales o bots, lo más relevante en el influence marketing es el engagement rate, la capacidad real que tiene el influencer de impactar en su red con el fin de generar un interés hacia un producto o servicio. Y eso también es posible medirlo a través de la tecnología, analizando variables como la tasa de interacción (talk rate) o la media de likes y comentarios. De este modo, se facilita la toma de decisiones de las marcas, pues su elección se fundamenta en sólidos datos estadísticos.

"A través de nuestro buscador pueden seleccionar a los influencers con los que trabajar en su próxima campaña introduciendo keywords o palabras clave y segmentando por audiencia, por localización, por género o por edad, y siempre sabiendo exactamente cuáles son sus datos reales de seguidores y de engagement", asegura Javier Yuste, CEO de Binfluencer.

También gracias a la tecnología, el cliente puede consultar en tiempo real el progreso de la campaña, y al finalizar obtiene un completo reporte con todas las estadísticas y métricas tanto individuales como conjuntas de todos los influencers que hayan participado, de manera que resulta sencillo visualizar el resultado real conseguido y cuantificar el retorno de la inversión.