Actualidad
Advertisement

Los nuevos siete pecados capitales del mobile marketing

por Paolo Vanossi

Cada vez son más los anunciantes que apuestan por el móvil como soporte para lanzar sus campañas de publicidad. ¿El motivo? El smartphone es, a día de hoy, el compañero inseparable de más del 60% de los españoles. Esto, unido a que ocho de cada diez se conectan a diario a internet a través de apps o portales móviles, convierte a estos dispositivos en el medio más idóneo para poner el contacto directo a anunciantes y usuarios.

Pero, ¿qué buscan realmente los anunciantes cuando insertan publicidad en apps o portales móviles? Normalmente son dos los intereses principales. Por un lado, la búsqueda de branding, es decir, el reconocimiento de su imagen de marca y por otro, la consecución de objetivos concretos: incrementar el tráfico de visitas a una web, sumar nuevos clientes potenciales a su base de datos, dar a conocer un producto/servicio o, el más importante, aumentar sus ventas.

Aunque el soporte mobile puede ser una herramienta muy ventajosa para los anunciantes hay que saber utilizarlo sin que nos juegue malas pasadas. Y es que también en el marketing móvil existen, por así decirlo, siete pecados capitales en los que todo anunciante no debe caer si quiere que sus campañas de publicidad tengan el éxito deseado.

Al igual que la gula nos puede empachar dejándonos un mal sabor de boca, el exceso de publicidad puede arruinar una buena campaña de marketing móvil. Antes de lanzarlas, los anunciantes deben analizar dónde es mejor ubicarlas, en función del público objetivo al que quieran dirigirse. Esta segmentación se realiza determinando cuáles son las necesidades de su público objetivo. Lo ideal para la realización de branding es utilizar la publicidad Premium o formatos como el Rich Media, muy útiles si queremos incrementar el reconocimiento de marca y llegar a multiplicar por siete el interés de los consumidores por un producto determinado.

También hay anunciantes perezosos que se han apuntado a la moda de la publicidad móvil sin dedicar tiempo y esfuerzo al conocimiento del soporte. Muchas empresas han puesto en marcha campañas con la esperanza de conseguir un buen ROI. Sin embargo, si la campaña no está adaptada a los nuevos dispositivos la marca pierde fuerza, máxime cuando el 60% de los usuarios abandonan una página si ésta no está optimizada a su smartphone.

Por otra parte, el ansia lujuriosa por invertir en nuevos soportes publicitarios sin conocer qué es y para qué sirve el marketing móvil puede llevar a los anunciantes a errar. Crear una campaña de publicidad móvil es diferente a crear un anuncio impreso o un banner online. Muchos anunciantes, por desconocimiento, copian inconscientemente los formatos de la publicidad online sin considerar al móvil una fuente de recursos interactivos muy útiles, nada que ver con los soportes veteranos.

Asimismo y siguiendo con el refrán ‘la avaricia rompe el saco’, hay anunciantes que, cegados por la obtención de beneficios, no se paran a analizar las ventajas que pueden aportarles formatos publicitarios como la geolocalización. No olvidemos que hay campañas que hubieran sido más exitorsas si hubiesen contado con un sistema que reconociera dónde están ubicados los usuarios al acceder al sitio móvil de la compañía.

Tampoco los anunciantes deben pecar de soberbios y pensar que nadie es mejor que uno mismo a la hora de hacer publicidad móvil. Considerar el mobile marketing como un medio unidireccional es un error frecuente a la hora de hacer publicidad. Y es que las campañas interactivas en las que participa usuario/marca son las que más triunfan.

La envidia tampoco sirve de nada en el marketing móvil. El anunciante debe reconocer el éxito de las campañas de otros anunciantes y seguir de cerca sus movimientos ya que esto le ayudará a superarse. Asimismo también debe reconocer sus errores si una campaña no ha logrado los resultados esperados y analizar cada fallo cometido para no volver a tropezar en la misma piedra. El anunciante debe dejar las lamentaciones y la ira en casa…

Esta claro que la publicidad móvil ha marcado un antes y un después en la vida de los anunciantes quienes, guiados por la moda de smartphones y tabletas, no han dudado en apostar por este soporte para sus campañas publicitarias. Pero como ocurre con las modas, el marketing móvil también tiene sus peligros y un paso en falso puede hacer que las buenas estrategias y los beneficios de este soporte se desvanezcan. Y es que el mobile marketing tiene también, aunque no lo parezca, sus siete pecados capitales.

Paolo Vanossi
Vicepresidente para España e Italia de Madvertise
www.madvertise.com
@madvertise