Blink Me, fotos que no dejan huella digital ni ocupan espacio

Universitarios chilenos idean una app móvil para compartir fotografías sin dejar rastro en el terminal. El desarrollo de la aplicación está a cargo de la empresa Nixpic.

Un grupo de universitarios chilenos han creado una aplicación para teléfonos inteligentes que permite compartir fotos con otros usuarios, donde las imágenes aparecen en la pantalla durante unos breves segundos y luego desaparecen sin dejar rastro en el dispositivo. La aplicación, totalmente gratuita, se ha lanzado al mercado bajo el nombre de 'Blink Me'. La herramienta funciona al modo de un chat de mensajería instantánea (Line, Whatsapp, etc.) donde cada usuario pude compartir con sus contactos fotografías que elija por un pequeño lapso de tiempo, pudiendo determinar el tiempo de exposición del contenido. Transcurrido ese tiempo (de tres a cinco segundos, como máximo) la imagen desaparece y no queda almacenada en la memoria del teléfono ni deja huella digital. La aplicación fue liberada el 3 de marzo, como una descarga gratuita para iOS y Android, y desde entonces acumula más de 3.000 usuarios, que envían cerca de 750 fotos cada día.

Esta app es muy similar a Snapchat, aplicación que se ha convertido en una herramienta muy usada para el "sexting", el envío de fotos de alto contenido sexual, pero sus creadores se desmarcan de esta tecnología alegando a su refuerzo en materia de seguridad. En ese software las imágenes no se muestran en la interfaz, pero de todas formas quedan guardadas en la memoria del teléfono. Esto se debe al sistema de almacenamiento usado por la aplicación. En Blink.me las fotos sí se borran de manera definitiva, del teléfono y de los servidores de la compañía.

El desarrollo de la aplicación está a cargo de la empresa Nixpic, fundada por algunos de los estudiantes responsables de la idea y socios capitalistas. El siguiente gran paso, según sus respomsables, será la inclusión de texto en los intercambios de contenido.

El desarrollo es susceptible de ser empleado por la los anunciantes. Desde el punto de vista comercial la aplicación no se cierra a, una vez al canzado un número crítico de usuarios, avrir sus puertas a las marcas interesadas en la audiencia, aún reducida (apenas llegan a 3.000 usuarios, la mayoría de Latinoamérica). No obstante está permitido e uso de la aplicación desde un punto de vista corporativo, como canal de marketing o exposición de las marcas ante sus contactos.