El canal online se consolida en la planificación de las compras

Las herramientas online se presentan como la opción favorita de los usuarios, aunque todavía conviven con numerosas herramientas offline

Gracias a la tecnología, los consumidores españoles se han convertido en expertos en precio, reconocen las oscilaciones y saben cuánto cuesta lo que consumen. En concreto, los folletos digitales se han convertido en la principal herramienta a la hora de planificar sus compras de alimentación; de hecho un estudio de Tiendeo revela que el 82% de los usuarios consulta folletos digitales, otro 50% a través de apps o de las páginas web de los supermercados e incluso el 79% sigue apostando por informarse a través de los catálogos en papel. 

Sin embargo, y a pesar del elevado porcentaje de consumidores que planifican su compra online, todavía son pocos los consumidores que se atreven a comprar en internet artículos relacionados con el gran consumo. Sólo el 16% de los usuarios adquiere online los artículos de su lista de la compra. Por tanto, el webrooming está relacionado directamente con el efecto ROPO, que señala la tendencia de los usuarios de informarse en internet sobre los productos que luego adquirirán en una tienda convencional.

De acuerdo con el estudio de Tiendeo, el 76% de los usuarios reconoce que cambiaría de establecimiento si encontrase mejores ofertas durante la planificación online de su compra. Esta tendencia alcanza su punto máximo en productos de electrónica, donde un 89% de los consumidores afirman que acudiría a otro supermercado o hipermercado diferente al que tuviesen previsto acudir si les ofreciesen mejores precios. En el ámbito del gran consumo (alimentación, droguería e higiene) la fidelidad del usuario se mantiene más elevada. Pese a ello, sólo uno de cada cinco consumidores continuaría acudiendo a su establecimiento habitual, independientemente de las ofertas que encontrase en internet.

Ante este tipo de usuario planificador que busca las mejores ofertas, los supermercados ya no solo deberán atraer y retener a sus clientes con ofertas compatibles con su margen de beneficios, sino también centrar sus esfuerzos en conocer los canales de planificación de compra de los usuarios y utilizarlos para llegar a su público objetivo de manera efectiva.