Actualidad

La brecha de género y el techo de cristal persisten en el sector de la Comunicación

Las mujeres superan en número a los hombres en el sector de la Comunicación, pero aún así se observa cómo su presencia disminuye en los puestos más altos y predomina en los más bajos jerárquicamente. Ésta y otras conclusiones, han sido extraídas del ‘Informe Gendercom: brechas y oportunidades de género en la profesión de gestión de la Comunicación en España’.

La Asociación de Directivos de la Comunicación –Dircom- ha presentado el informe con el apoyo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, y con la colaboración de Euprera.

“El género no es una problemática, es una coartada para mantener los privilegios de poder”, ha señalado Soledad Murillo de la Vega, secretaria de Estado de Igualdad, durante la jornada de presentación del informe. Murillo de la Vega ha hecho hincapié en que “las mujeres no tienen problemas, por ellas mismas, para acceder a los puestos de trabajo con responsabilidad, sino que suponen la solución para que otros dispongan de tiempo, el mejor capital que tienen las sociedades contemporáneas”.

Miguel López-Quesada, presidente de Dircom, quiso resaltar la importancia de realizar un análisis de la situación actual del mercado laboral, ya que conociendo en profundidad las brechas de género existentes se pueden ofrecer “soluciones válidas y rigurosas al tejido socio-empresarial para seguir avanzando juntos hacia la igualdad real”.

Las conclusiones han sido presentadas por Ángeles Moreno, presidenta electa de Europrea e investigadora del Grupo de Estudios Avanzados en Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos, y por Cristina Fuentes, investigadora del OARS del Med y Premio Nacional de Violencia de Género. La investigación ha sido corroborada, por primera vez, con datos científicos sobre las desigualdades del sector de la Comunicación, persistiendo en problemas como el techo de cristal, la brecha salarial y las desigualdades en las responsabilidades familiares.

Soledad Murillo de la Vega durante la presentación del Informe | Fuente: Dircom

 

Conclusiones del informe

El informe sobre las brechas y oportunidades de género en la profesión de gestión de la comunicación española ha dejado las principales conclusiones:

  • En el sector de la Comunicación hay un acceso mayoritario de mujeres (56,1 %), por lo que puede sufrir los riegos de una profesión feminizada (bajada de salarios, techo de cristal, pérdida de influencia, etc.).
  • Perdura el techo de cristal, ya que, pese a que las mujeres superan en número a los hombres, su presencia disminuye en los puestos más altos. El 71,3 %de los hombres ocupan puestos de dirección vs el 56,1 % de las mujeres.
  • La brecha salarial se mantiene en todos los puestos, siendo más reseñable en los cargos directivos. Un 11,7 % de las mujeres cobran más de 100.000 euros frente al 27% de los hombres en los mismos puestos de dirección.
  • La brecha salarial se muestra como un importante factor de insatisfacción laboral para las mujeres. Un 95,8 % de las mujeres poco satisfechas con su trabajo consideran que su salario es inadecuado.
  • El conflicto trabajo-vida personal afecta principalmente a las mujeres profesionales con familiares dependientes a su cargo.Lasmujeres menos estresadas son las que tienen más tiempo de ocioy no tienen hijos o dependientes a su cargo. Por el contrario, un 85’7% de mujeres que cuentan con muy poco tiempo de ocio son lasque tienen personas dependientes o hijos a su cargo.
  • Las mujeres profesionales con familiares dependientes muestranmayores niveles de insatisfacción laboral. La mayoría de los hombres con familiares dependientes están satisfechos con su trabajo (64 %). En cambio, la mayoría de las mujeres con responsabilidades familiares están insatisfechas con su trabajo (69’2 %).
  • Las mujeres que tienen mayores niveles de estrés son mayoritariamente las que tienen responsabilidades familiares a su cargo (59’1%). El 75 % de las profesionales con dependientes a su cargo dedican entre dos y seis horas semanales a trabajo no remunerado en el hogar. En el caso de los hombres, no se muestra una correlación entre estrés, familiares dependientes y horas de trabajo no remunerado en el hogar.