La comunicación estará marcada por la evolución socioeconómica y la revolución móvil

El anuario de la comunicación 2014 de Dircom recoge las tendencias de comunicación a nivel mundial

Con la organización del World Public Relations Forum en mente, el Anuario de la Comunicación editado por Dircom ha desvelado las tendencias de la comunicación corporativa en los cinco continentes y los retos de la profesión. De la mano de Sebastián Cebrián, director de Dircom, se han repasado los principales desafíos a los que se enfrenta el mundo en materia de comunicación; una de las funciones directivas qmás afectadas por el nuevo entorno social, económico y tecnológico.  En términos generales, el informe señala que la comunicación corporativa es un sector que, en términos generales, crece y se profesionaliza a nivel mundial, integrando nuevas disciplinas y compartiendo espacios con el resto de direcciones ejecutivas de referencia. Cebrián ha señalado que es ahora cuando la profesión tiene la oportunidad de ser protagonista del cambio de cada una de las organizaciones a lo largo y ancho del mundo, en todos los continentes.

En el caso concreto de África, las oportunidades de futuro en el ámbito de la comunicación van a incrementarse en la misma línea que las necesidades comunicativas. Para lograrlo, debe producirse simultáneamente un desarrollo global en todos los ámbitos de la profesión, desde la formación de los profesionales hasta la creación de un marco regulatorio que la sustente. De momento, Angola y Sudáfrica son los países más avanzados en materia de comunicación y, según Cebrián, serán junto con los social media los impulsores del cambio y la movilización en “el eterno continente de las oporunidades”.

Por su parte, Asia ya destaca como un espacio de oportunidades para el sector de la comunicación. La industria de las relaciones públicas en China tiene una tasa de crecimiento anual del 30%. Ese dato contrasta con el hechod e que sólo haya 10 universidades que ofrezcan formación en comunicación en el país, y que sólo operen 2000 agencias en un país de 1400 millones de consumidores; ahora bien, el crecimiento económico, el desarrollo social y el ascenso de las nuevas tecnologías presentan un panorama muy positivo.

En el caso de Oceanía, los responsables de comunicación en Australia y Nueva Zelanda se enfrentan al reto de adaptarse a las nuevas necesidades de las empresas y los ciudadanos, con especial atención a todo lo relativo a la comunicación digital, social media, big data y globalización.

Respecto a Norteamérica, Estados Unidos y Canadá se acercan, según Cebrián, al paradigma de la comunicación; si bien el ámbito digital es el gran reto y la comunicación política sigue siendo el mejor ejemplo de cómo influir en la opinión pública y de alinear sus objetivos con la estrategia de negocio de la empresa.

En América Latina, la comunicación corporativa vive un periodo de expansión y crecimiento. No se puede comparar lo que ocurre en unos aíses con otros, yta que la realidad política, social y económica de cada una de las naciones es muy variada, pero desde hace unos años, cada vez más empresas e instituciones ven en la comunicación corporativa un factor estratégico. En ese sentido, Adolfo Corujo, socio y director General Iberia, Llorente & Cuenca para Iberia ha puesto de relieve que la comunicación en latam ha seguido a una revolución socioeconómica. Estos cambios han derivado en que los departamentos de comunicación se estén reorganizando “sin tener que heredar un contexto histórico como ha ocurrido en España”. Es decir, se han organizado siguiendo las últimas tendencias delmercado, y además están invirtiendo tanto en herramientas como en personal para dar valor a ese sector. “También se están sofisticando, y es que si sumas que la mayoría de los profesionales de Latam son curiosos y están al tanto de lo último, el resultado es una sofisticación de la profesión”.

En el caso de Europa, la comunicación ha evolucionado e incrementado su importancia en las empresas y progresivamente ha pasado de un ámbito técnico a adquirir un mayor carácter estratégico. Gracias a ello, y a pesar de la crisis, los departamentos de comunicación han soportado mejor la crisis. En España, concretamente, el 60% de los dircom son coordinan la comunicación interna, el 40% la RSC y el 60% la comunicación online.

Uniendo aspectos comunes a todos los países, Anne Gregory, presidenta de la Global Alliance, ha matizado lo importante que es, de ahora en adelante, que las empresas no sólo se abran a sus stakeholders, sino al resto de la sociedad y a sus necesidades; al fin y al cabo, “el público exige cada vez información más personalizada” y para que esas comunicaciones sean efectivas, no queda otra que la comunicación forme parte del corazón de los líderes de las organizaciones.