Advertisement

Chobani o cómo una compañía de yogures también puede ser original

Javi Sánchez. Departamento Estrategia en Maxus Global Nueva York

Si damos a un repaso a la historia de los anuncios de yogures en España podríamos ver claramente como todos tienden a lo mismo: famoseo.
Activia te hacía pensar que el estreñimiento era una cosa normal poniéndote al mismísimo José Coronado saboreando cada cucharada. Danacol nos quiso hacer pensar que tomándote un botecito por las mañanas podrías ganar un Tour de Francia como el mismísimo Indurain.
Ronaldinho, Leo Messi, Lola Herrera, Pedro Piqueras, Paz Vega, y un largo de elenco de rostros conocidos de la televisión han ido haciendo sus pinitos con Pascual, Danone y compañía.
Y no está mal. Llegan a esa parte del público que quieren llegar. Madres, amas de casa, niños. Y se conforman con eso.
Chobani, gigante americano y primera marca de yogures en las casas de Estados Unidos va más allá. Ha buscado, y ha sabido encontrar la forma de conectar con otro público, olvidado generalmente por las grandas marcas: el de nivel cultural alto.
En colaboración con la Agencia Vivaldi 5th Season y con la ciudad de Nueva York lanzó hace tres años su campaña Singfor Hope.
La campaña consiste en rehabilitar 88 pianos, customizados por artistas y niños y ponerlos a disposición de toda la gente que esté paseando por cualquiera de los 5 barrios de Nueva York de manera gratuita.
Con esto, la marca de Yogures pretende, por un lado, ofrecer la oportunidad de tocar a músicos en lugares icónicos de Nueva York como Times Square o Central Park y, por otro, poner la música y el arte al alcance de todos.
La campaña recuerda mucho a la ¨cowparade¨que hubo en el 2000, donde decenas de figuras de vacas decoradas poblaron la gran manzana, pero en este caso, Chobani donará todos los pianos a hospitales y escuelas para su uso y disfrute una vez que acabe el verano.