Actualidad
Advertisement

Las drogas no sólo perjudican a quienes las consumen

Esnifar una raya de cocaína, meterse una pastilla de éxtasis, chupar ‘cristal’, fumarse un porro de marihuana o hachís, etc. no sólo afecta a la persona que lo hace, sino que esta acción transciende a todo su entorno y a la sociedad en general. Y es que el consumo de drogas es el causante, o por lo menos un factor agravante de una serie de problemas que nos afectan actualmente. Por ello la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) ha encargado una campaña que pretende alertar sobre la incidencia del consumo de estupefacientes en determinadas dificultades sociales.

En España se ha reducido durante los últimos meses el consumo de prácticamente todos los tipos de estupefacientes –excepto el de cocaína, que se mantiene-, según datos de la última Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas, realizada por la Delegación de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (EDADES 2007/2008).

A pesar de ello, Ignacio Calderón, director general de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) advierte que “no hay que bajar la guardia para afianzar esa tendencia y, por otra parte, lograr reducir el uso de determinadas sustancias que aún se sitúan en niveles preocupantes, como la cocaína, el cannabis y alcohol”.

Las drogas no sólo perjudican a quienes las consumen. Este es el lema de la nueva acción lanzada por la FAD (concretamente: “Las drogas no sólo perjudican a quienes las consumen. Todo tiene un precio”). Se trata del segundo proyecto consecutivo en el que utilizan este concepto creativo –el anterior fue difundido en mayo del 2008-, obra de la agencia Sra. Rushmore. La iniciativa pretende alertar sobre la incidencia del consumo de estupefacientes, como desencadenante y/o agravante, de problemas sociales como el fracaso escolar, los accidentes de tráfico, los riesgos laborales, los malos tratos o la violencia en general. Fenómenos todos ellos que afectan no ya sólo al propio consumidor, sino también a su entorno y a toda la humanidad. Calderón asevera que actualmente existen “daños colaterales en el empleo de drogas, que la sociedad no tiene identificados como tales. Si se desconocen, la población no sabe a lo que se enfrenta”. Según el director general de la FAD, la heroína provoca diversos rasgos fáciles de apreciar y que ya han sido interiorizados por lo ciudadanos, como, por ejemplo, “deterioro físico, marginalidad, cierta delincuencia añadida, etc.”. Hoy en día esto no es así, porque “las sustancias actuales no provocan estos efectos”. 

Para el directivo, “las drogas son las responsables de este tipo de contrariedades. Aunque no sean las únicas que las causan, ya que intervienen otros factores, su consumo ayuda”. Sin embargo hay que reconocer que realmente, “es difícil cuantificar que porcentaje se debe a estas”. En el caso concreto del mal rendimiento en las aulas (tema que preocupa mucho a la FAD), España es, según Ignacio Calderón, el primer país de Europa en fracaso escolar, con una tasa del 31%. El director general de la FAD, citando a los expertos en la materia, afirma que “hay un problema importante que hay que tener en cuenta. Está demostrado que el consumo de drogas en este aspecto influye, entre otras muchas cosas, por las dificultades de concentración que genera”.

La campaña
Desde el punto de vista creativo, según explican Paco Conde y Quito Leal, directores creativos de Sra. Rushmore, “el objetivo de las campañas de la FAD siempre es el mismo: concienciar. Hacer que la gente reflexione y no se olvide de un problema tan grave”. Para los dos directivos, este tipo de acciones “luchan contra la normalización de las drogas por parte de la sociedad de consumo, que las asume como un producto más y se olvida de todos sus aspectos negativos”.

Juanma G. Colinas

Reportaje íntegro en el número 196 de "El Publicista".