Cómo manejar el liderazgo y la innovación de las marcas en 2020

Comunicar ambos aspectos de modo eficaz y relevante es una forma de liderazgo que repercute de manera positiva en la empresa, así como genera beneficios crecientes en términos de confianza y reputación

2020 se presenta como el año del branding con propósito, donde el papel de las marcas debe ser activamente protagonista hacia un cambio social. En un momento en el que las compañías compiten en la economía de la reputación, es más importante que nunca comunicar el papel que cumple la marca en las comunidades en las que opera. La comunicación sigue afianzándose como palanca de la productividad y la mejora de los resultados de negocio y de la atracción del talento, una de las principales preocupaciones de las compañías que se enfrentan a una competencia nunca antes vista.

Con el objetivo de analizar cuáles serán las tendencias que marcarán este año en cuanto a las estrategias de comunicación, Evercom ha presentado el informe Top Trends en Comunicación 2020. El análisis desprende, entre otras, que la innovación ha dejado de ser una elección para las compañías y se ha convertido en una obligación que habita en su ADN. Liderar dicha comunicación cada vez reporta más beneficios en términos de confianza y reputación. Por otro lado, la competencia por el talento, que traspasa las barreras sectoriales o geográficas, sigue siendo una de las principales preocupaciones de las empresas que cada vez optan más por estrategias employee centric, que sitúan al empleado en el centro de la compañía y buscan mejorar su experiencia en todos los momentos de la verdad dentro de la organización.

 

Es el momento de actuar

Los consumidores exigen responsabilidad a las marcas y, gracias a las nuevas plataformas, cuentan con más poder que nunca para premiar o castigar a las empresas. Según un estudio de la OCU, el 73% de los encuestados ya toma decisiones de consumo por motivos éticos y de sostenibilidad.

En un momento en el que las empresas compiten en la economía de la reputación es más necesario que nunca pasar del storytelling al storydoing, de las palabras a la acción, para no sólo trasladar nuestro relato a la sociedad sino ser también protagonistas de los cambios que se producen a nuestro alrededor.

La innovación, palanca de cambio

La innovación ha dejado de ser una elección para las compañías y se ha convertido en una obligación que habita en su ADN. Comunicar la innovación de un modo eficaz y relevante es una forma de liderazgo que repercute de manera positiva en la empresa. Liderar esa comunicación reporta también, cada vez más, beneficios crecientes en términos de confianza y reputación. Lograr hacerlo con eficacia y fuerza es clave para el éxito en el nuevo ecosistema corporativo.

En este sentido, es fundamental que la innovación llegue a los stakeholders, ya que cuando no lo hace, se diluye.

Del costumer centric al employee centric

En un momento en el que la competencia por el talento traspasa las barreras sectoriales o geográficas, muchas empresas han optado por poner en marcha una estrategia que sitúa al empleado en el centro de la compañía. Atraer y fidelizar al mejor talento permite mejorar la competitividad de las empresas, el servicio y la satisfacción del cliente, además de darnos la oportunidad de convertir a nuestros empleados en los mejores embajadores de nuestra marca. ¿Cómo? Alineando el propósito con el de las personas que componen la organización, desarrollando una propuesta de valor (EPV) atractiva que integre a las distintas generaciones, activando mecanismos de interacción y escucha activa y cuidando la experiencia de empleado en todos los momentos de la verdad dentro de la organización.

Visibilidad orientada al líder

Los nuevos CEO están llamados a representar y liderar el cambio en su compañía. En este sentido, juegan un papel mucho más activo en la comunicación de las compañías, en tanto que representa su filosofía, su identidad. El CEO se convierte en un verdadero líder y se refrenda para hablar también de otros temas estratégicos que no tiene que ser sobre la propia compañía, pero que sí son relevantes en el sector en el que opera.

En este contexto es importante que su imagen esté al servicio de la compañía y no al contrario. Por ello, es necesario la elaboración de planes de visibilidad de líderes orientados a comunicar y vehiculizar la comunicación de la compañía.