Barcelona amanece con residuos plásticos gigantes para concienciar sobre la contaminación

La campaña ha ubicado cuatro esculturas monumentales de deshechos de plástico por la ciudad catalana acompañadas de un mensaje que alerta sobre el problema medioambiental y dirigen a una web donde reconocer los gestos rutinarios que se han de evitar para cuidar el medio ambiente y cómo sustituirlos por otros menos nocivos

Las personas que esta mañana hayan paseado por el parque central del distrito barcelonés de Sant Martí se han topado con una escultura de una pajita monumental, una de las cuatro estatuas gigantes que se han instalado hoy en Barcelona. La acción corre a cargo de Ogilvy Barcelona y atiende a un reclamo principal de una campaña de street marketing para el área de Ecología del Ayuntamiento de la ciudad. Bajo el título ‘PlàsTICS’ –palabra catalana que significa ‘plásticos’ y que juega con el concepto ‘tics’ de gestos involuntarios-, el objetivo es concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de evitar los residuos plásticos a través de la visibilización de ‘tics’, hábitos o rutinas diarias que agravan la contaminación ambiental.

“Nuestra actitud diaria perjudica el medio ambiente –explica Gabriel García de Oro, director creativo ejecutivo de Ogilvy Barcelona-, pero a menudo no somos conscientes de esos comportamientos nocivos ni nos fijamos en los deshechos que tienen nuestras calles. Es por ello que pensamos que podíamos poner el foco en este problema social con grandes residuos ‘tirados’ por la ciudad. Una manera de sorprender y, a la vez, alertar: rutinas como usar objetos de plástico de un solo uso o tirar residuos al cuarto de baño hacen que la contaminación aumente, se haga grande, y sus consecuencias también. Como nuestras esculturas”.

A la pajita gigante se une una gran botella de agua –situada delante de la biblioteca de Nou Barris-, una inmensa bolsa –cerca de La Illa Diagonal- y un gran tenedor –apoyado en uno de los edificios de plaza Lesseps-. Y, junto a cada objeto, los ciudadanos podrán encontrar un cartel con el mensaje de la acción: “Una pajita tarda 100 años en descomponerse. El TIC de usarla y lanzarla puede acabar hoy. Descubre cómo puedes evitar que el problema originado por la contaminación de plásticos crezca en Barcelona.cat/plasticzero”.

Botella de agua y tenedor de plástico gigantes situados en las calles de Barcelona para concienciar de la contaminación plástica | Fuente: Ogilvy

En la landing de la campaña aparecen, en forma de imagen, los gestos que hay que evitar en el día a día para llevar una vida libre de residuos plásticos (como pedir bolsas de plástico en el supermercado, usar cubiertos no biodegradables, beber agua embotellada, etc.) y consejos para llevarlos a cabo (ir a comprar con bolsas de tela, usar cepillos de dientes de bambú, consumir agua no embotellada, etc.). Cada imagen está diseñada para que se pueda compartir en las redes sociales a través del hashtag #EvitaElsPlàsTICS.

 

El problema medioambiental, cada vez más urgente

La región del Mediterráneo, según un informe realizado por la ONG WWF, es la cuarta productora de plástico del mundo y genera 24 millones de residuos plásticos cada año, un equivalente a 33.800 botellas lanzadas cada minuto. Concretamente, las costas de Barcelona se han convertido en la segunda área del mar en la que más residuos plásticos se lanzan. Ante la necesidad de dar un giro a la insostenible situación actual, la campaña nace para concienciar a la ciudadanía de la situación identificando los hábitos, gestos y rutinas que se llevan a cabo en el día a día con absoluta normalidad y que propician que dicha contaminación vaya en aumento. Los objetos elegidos para la acción son elementos de uso cotidiano que tardan entre 400 y 450 años en descomponerse, generando un deterioro en el medio ambiente cada vez más evidente.

La acción, además de contar con las cuatro esculturas de los deshechos plásticos en las calles, ha estado presente en banderolas colgadas en distintos lugares de la ciudad y en paradas de autobús, con algunos mensajes genéricos y otros más concretos, enfocados en los objetos.

En el ámbito digital, la landing y las redes sociales del Ayuntamiento de Barcelona enfatizan la repetición de rutinas perjudiciales o el aumento de los residuos y, por tanto, de la contaminación. Además, la campaña publicitaria se ha completado con banners estáticos y rich media.

 

Ver ficha técnica ‘PlàsTICS’