Desigual lanza una experiencia 100% digital en su nueva web

La esencia de la nueva imagen de marca queda plasmada en la plataforma, poniendo el foco en el móvil, ya que este es el dispositivo donde se realizan mayor número de compras

Desigual apuesta por el canal online para ofrecer a su público una experiencia 100% digital, por lo que ha lanzado su nueva tienda web. La plataforma traslada la esencia de la nueva marca presentada por la compañía y sigue avanzando, así, en el despliegue de su imagen corporativa, que arrancó con la apertura de su flagship store en Barcelona y que ha seguido con las inauguraciones de diversas tiendas de su red internacional en Asia, América Latina y Europa.

La marca ha implementado el cambio de la mano de Salesforce, lo que le permitirá mantener un nivel de innovación alto y una actualización constante ante el contexto cambiante de la industria de la moda.

“La nueva identidad de Desigual se integra al 100% en la nueva tienda desigual.com, que es la máxima expresión de la marca y de los nuevos contenidos. En nuestra tienda número uno y nuestro escaparate internacional 24 horas al día 365 días al año donde experimentar la marca y encontrar cualquiera de nuestros productos. Nuestro objetivo es ser más relevantes para cada uno de nuestros consumidores a través de personalizar la experiencia y para ello hemos introducido mejoras en los contenidos, mayor agilidad en los procesos omnicanales y nuevas funcionalidades”, asegura Lucía Gómez, directora digital de Desigual.

La web está disponible en 21 países y en 8 idiomas y ha sido diseñada para ofrecer una experiencia de compra basada solo en móvil debido a que la mitad de las ventas online de la marca se realizan por este canal y casi tres cuartas partes del tráfico a la página proceden de un smartphone. Los datos registrados desde junio a octubre de 2019 recogen un incremento del 23% de la tasa de conversión móvil, es decir, la cantidad de personas que visitan la web y realizan una compra.

 

Experiencias más personalizadas

Con el lanzamiento de la nueva tienda, la compañía pone el foco en la personalización, la escalabilidad y la localización. La firma apuesta por el uso del AB Testing –sistema de testing continuo y de aprendizaje- y el sistema de recomendaciones basadas en Inteligencia Artificial. Además, permite la adquisición del producto de manera más ágil, localizando la entrega al cliente no solo desde el almacén, sino también desde las tiendas más cercanas y pone a disposición del usuario métodos de pago propios de cada país.

Como novedad, la plataforma dispone de capacidades gráficas que presentan el producto de una manera más realista y cercana al usuario y permite ofrecer experiencias de marca, como la emisión de eventos en streaming.

“A nivel de imagen, ofrece más calidad y opciones de formato en los contenidos, así como agilidad en la ejecución e integración del contenido en otras plataformas. Además, tenemos previsto en un futuro próximo incorporar la opción de customizar productos, una experiencia ya presente y establecida en nuestras flagship stores”, añade Guillem Gallego, chief marketing officer de Desigual.

El lanzamiento de la nueva tienda se enmarca en la apuesta de Desigual por fortalecer el canal online que, durante 2019, representa un 13’7% de las ventas de la compañía, incluyendo Desigual.com (6%), e-tailers (4’9%) y flash sales (2’8%). Las ventas realizadas a través de internet han registrado un crecimiento del 7’5% hasta octubre, con incrementos muy destacados en regiones como Europa Central y Japón.

La renovación del producto y el lanzamiento de nuevas colecciones de la mano de referentes internacionales del mundo del arte, el diseño y la cultura han supuesto también un impulso a este crecimiento, acompañado de la inversión en un modelo omnicanal que permite al consumidor, independientemente del canal donde esté, tener una excelente experiencia de compra, además de lograr una mayor fluidez entre canales.

Desigual prosigue de este modo su apuesta por fortalecer su negocio digital con el objetivo de lograr, en un plazo de cinco años, que el 60% de las ventas se produzcan en el canal digital y en geografías fuera de Europa.