Solo una de cada 10 marcas son relevantes para el consumidor español

A nivel global, 3 de cada 4 marcas no importan a los consumidores.

En España a la mayoría de las personas no les importaría que desaparecieran el 92% de las marcas actuales. A nivel global, 3 de cada 4 marcas no importan a los consumidores. Imagino que son cifras que para cualquier actor del mercado publicitario darán miedo, pero también reflejan oportunidades. Retos al alcance de todos para conseguir varíar la industria y que las marcas y su oferta sean realmente valoradas por las personas, por los consumidores finales.

Son datos extraidos e la última edición del estudio 'Meaningful brands', realizado a nivel mundial por Havas Media y que mide los beneficios aportados por las marcas a la vida de las personas y el retorno económico para las marcas. La desconexión entre las marcas y los ciudadanos persiste y que esta es una realidad consolidada tanto en el mercado global como en español. Así, el estudio arroja el dato global de que a la mayoría no les importaría que el 74% de las marcas dejaran de existir (un punto porcentual por encima de la edición anterior del estudio). En España, la desconexión es todavía más fuerte que la media mundial, ya que a la mayoría de los consumidores españoles no les importaría que un 92% de las marcas actuales desaparecieran (3 puntos porcentuales por encima respecto al año pasado).

Estas cifras vienen a resaltar que en un mundo cada vez más conectado, crece la desconexión entre las marcas y las personas. Los datos del estudio muestran que hay una creciente no relevancia de las marcas, con polarización creciente entre mercados: en aquellos más desarrollados las marcas tienen menos relevancia, al mostrar sus consumidores menor confianza y un mayor distanciamiento hacia ellas. (North America 95%, West Europe 93%).

Según este estudio, lo que hace relevante a una marca es la suma de 3 tipos de beneficios: el que aporta el propio producto/servicio, así como el beneficio que aporte a nivel personal (mejorando la calidad de vida de las personas) y el beneficio colectivo (su rol en la sociedad). Más información en el número 325 de la edición impresa de El Publicista